19 de Octubre, 2004


Maximo y la separacion de poderes

Según dice la Doctrina Liberal, en un estado tiene que existir una separación de poderes (EJECUTIVO, LEGISLATIVO Y JUDICIAL) de tal manera que sean independientes entre sí y a la vez que se puedan controlar entre sí a través de una serie de mecanismos. De esta manera, se evitara la acumulación de todos los poderes del estado en unas pocas manos que retengan el poder.

En diversos momentos, esta separación se ha podido manipular y reducir sus términos. En nuestra opinión, hoy día en nuestro país no existe una verdadera separación de poderes, ya que el EJECUTIVO y el LEGISLATIVO suelen responder a los mismos intereses del partido mayoritario en el hemiciclo o del presidente de turno (muchas veces el presidente del gobierno es también el líder del partido) como sucedió con Felipe González o José Maria Aznar.

A su vez los órganos del poder judicial están en manos de los partidos políticos, ya que por los juegos de la aritmética parlamentaria, del gobierno y de los apoyos a un candidato para mas tarde colocar al propio, son los mismos políticos quienes ponen de una forma mas o menos consensuada a sus propios candidatos.

Por todo esto, la separación de poderes en muchas ocasiones no es mas que una difusa línea, que puede hacer que en ocasiones muchas personas pasen de la política, domine la abstención y el sistema de partidos pueda caer en cierto descrédito con respecto al electorado. Sin embargo preferimos esa difusa línea, a vivir en otros regímenes, pero eso no hace que no sintamos “envidia” de otros países de nuestro ámbito cercano, donde la separación es mucho más poderosa a pesar de sus propios defectos.

Pero creo, que mejor que nuestras reflexiones, nuestros lectores si tienen acceso a el Diario El País, vean la viñeta de Máximo. En esta se resume todo lo dicho de forma magistral a nuestro modo de ver. Espero que la disfrutéis

Saludos a todos.

Una posible solución a la crisis de los Astilleros

El nuevo gobierno del PSOE se esta teniendo que enfrentar al problema de los astilleros españoles. Realmente el futuro se aprecia sombrío, ya que a pesar de las manifestaciones del señor presidente, los trabajadores no se las creen. Nosotros proponemos una solución para este contencioso.

Hace cerca 2 años, cuando la crisis ecológica del Prestige, se vio que España, país con una gran fachada marítima, apenas tenia medios técnicos ni navales para enfrentarse a un reto semejante. Nuevamente otra tragedia naval, la desaparición y muerte de un grupo de pescadores gallegos volvieron a demostrar la falta de medios propios ante cualquier emergencia.

Ante esto, proponemos que se haga, a través de cualquier ministerio que no sea Defensa, un contrato para la adquisición de buques adaptados al salvamento marítimo y aprestados para cualquier tipo de emergencia, de tal manera que al menos haya un buque de estas características por cada provincia marítima o archipiélago, reforzándose esta dotación mínima en zonas concretas como puede ser la Costa de la Muerte.

Creo que esta seria una respuesta correcta, ya que no seria tanto una forma de encubrir ayudas ilegales, que otros países europeos también han realizado y si más bien de cubrir una necesidad del Estado, ya que creemos que deberíamos estar listos por nuestros propios medios para que el Estado, tome las medidas adecuadas para que el mar sea mas seguro.

Esperando que se encuentre la mejor solución, la Historia pondrá a cada uno en su sitio.

Saludos