21 de Octubre, 2004


Las goteras del Rocodromo

No podía dar crédito a la noticia cuando la he escuchado. Dos partidos suspendidos en el Glorioso Evento del Masters Series de Madrid, que tanto protege la imagen de las modélicas recogepelotas. Mas allá de esa polémica, me parece increíble que la lluvia, tan importante en los torneos a cielo abierto, como Wimblendon, también afecte a una estructura cubierta como es el Rocodromo de Madrid.

Ahora me acuerdo de los chistes y las criticas que el señor Paco García Caridad, director de Radio Marca (del que me declaro seguidor) dedicaba a los organizadores del torneo británico, sugiriéndoles que menos tradición y más cubrir las pistas, a la manera del proyecto colosal del señor Florentino Pérez. Esperemos que si los británicos tienen que cubrir sus pistas, no elijan a la misma constructora que realizo la cubierta del Rocodromo.

Lo que sí es cierto, es que no va a ser una imagen muy buena para las ambiciones capitalinas de organizar los Juegos Olímpicos del 2012. Si en años anteriores defendían eventos de este tipo para imponerse a la candidatura sevillana, justo es que ahora se critique que en un edificio de estas características, se tengan que paralizar dos partidos simplemente porque hay goteras y que no es la mejor muestra de capacidad organizativa de Madrid o de España (testimonios que demuestran la solvencia organizadora de nuestro país y de Madrid las hemos tenido a lo largo de los últimos años tanto para “eventos de ocio” como ante tragedias). Si esto sucede ahora, es licito pensar que en diciembre, cuando creo que se va a celebrar la final de la Davis, la situación seria peor. Seguro que en Sevilla ese riesgo es aun menor que en Madrid por razones obvias.

El tiempo demuestra que Madrid no era la mejor candidatura para realizar en otoño – invierno una final de Copa Davis, mas allá de los deseos de sus principales políticos (don Alberto Ruiz Gallardon y Doña Esperanza Aguirre. LO siento pero ha sido casualidad. Juro que no tengo ningún tipo de fijación por estos dos personajes) no debe absorber todas las iniciativas deportivas y que en otros lugares de nuestro país se puede organizar eventos deportivos, tan bien como ellos o mejor incluso (posiblemente lo ultimo que se pueda dar en la capital andaluza sea goteras).

Es una pena que con todo el dinero que este torneo mueve, se permita que unas simples goteras manchen no solo la imagen del torneo, que en nuestra opinión es lo de menos, ya que también se implica a la imagen de la candidatura olímpica y si nos permiten del país mismo, viendose manchadas por cada gota de agua que se deslizo desde la cubierta durante el tiempo de espera. Pero bueno, igual incluso ha venido bien poner a las modelicas recogepelotas. Quizás muy pocos, salvo los periodistas y los que estaban en la pista, se hayan dado cuenta.

Saludos