8 de Noviembre, 2004


El señor Zapatero y la crisis marfileña.

Acabamos de escuchar en la Ser, que funcionarios Españoles y franceses se han reunido para ver las posibilidades que existen para evacuar de Costa de Marfil a la colonia española allí existente. Este detalle seria de agradecer por parte de nuestros vecinos y aliados franceses, salvo por el hecho que La vanguardia hoy en su editorial señalaba que Francia estaría pensando en pedir apoyo internacional y posiblemente de respaldo militar a sus “países amigos”.

Por tanto, viendo la orientación que esta siguiendo hoy día la política exterior de España, cabe la posibilidad de pensar que uno de esos países que apoyen a Francia sea España, por lo que podríamos correr el riesgo de darse una situación similar a la del ultimo año del gobierno Aznar, de ser simples tropas auxiliares de una potencia intervensionista. Solo cambiaríamos de apoyar a un “sheriff” a apoyar a un “gendarme”, aunque la imagen nos recuerda mas bien a la de un “matón de barrio”.

Si el gobierno del señor Zapatero apoyase cualquier coalición internacional o incluso mandase tropas, estaría ante la necesidad de explicar por que sacamos las tropas de Irak cuando era una guerra de invasión e imperialista y sin embargo se apoyase una intervención similar en Costa de Marfil, que más allá de la retórica, no oculta mas que la protección de los intereses galos en la zona. Por tanto, además de por cuestiones ético – morales, retirándose a las tropas de Irak, de forma legitima porque tenia a toda la sociedad española respaldando esta decisión, quizás este hecho se debió a actitudes demagógicas y de cierto complejo “anti – americano”.

El presidente Rodríguez Zapatero tendrá que demostrar si tiene “cintura” en el caso de que la situación se complique en el país africano, por lo que tendría que integrar el deseo mayoritario de la sociedad española por no implicarse en aventuras exteriores ni “imperialistas” por un lado, mientras que por el otro demostrar al “gendarme” que el gobierno es un aliado fiel y leal hacia los Campos Eliseos como lo había sido el gobierno Aznar con la Casa Blanca.

Saludos a todos.

El Madrid y el precio de las entradas

El domingo día 7 de noviembre se jugo en Málaga el partido Málaga – Real Madrid. Por esta razón, todas las peñas madridistas de Andalucía se juntaron en la capital costasoleña para ver el partido del equipo de sus amores contra el equipo local. Pero ante el precio de las entradas, de cien euros la más barata a ciento cincuenta la mas cara, todos los seguidores del equipo capitalino han levantado la vez frente al abuso de la directiva malacitana.

LO que nadie decía, es que el abono mas barato para toda la temporada del Málaga esta alrededor de los doscientos euros, por lo cual viendo el partido de ayer y el del Barcelona se puede ir “gratis” todo el año al fútbol. Por lo tanto, junto con el legitimo deseo de obtener beneficios, esta política favorece al abonado malacitano, que es a fin de cuentas de quien se tiene que preocupar y a quien tiene que cuidar la directiva y no a los seguidores de equipos visitantes.

Quien quiera ver al Madrid que se pague el viaje a la capital, la entrada y el alojamiento y que no proteste. Así el campo estará lleno de malacitanos y no de seguidores del equipo contrario, como daba pena ver el campo. Enhorabuena don Serafín por una política de atención al abonado correcta. A propósito, no somos del Málaga.

Saludos a todos.

EL Imperialismo frances.

La Historia pone mas tarde o más temprano a cada personaje, grupo humano o sociedad en su sitio. Si es criticable el Imperialismo norteamericano, que intenta imponer sus intereses a lo largo y ancho del planeta, pasando por encima del Derecho Internacional, de la soberanía y de la voluntad popular de países, etc., etc., etc., no podemos mirar a otro lado si lo hacen otros países, como seria en estos momentos Francia.

Francia, antigua metrópoli de gran parte del noroeste de Africa, sigue teniendo una gran influencia sobre sus antiguas colonias, que aunque sean formalmente independientes, en muchos casos están sufriendo el neocolonialismo de las empresas francesas, empresas que a su vez son protegidas por el gobierno francés, de la misma manera que los gobiernos norteamericanos de turno, protegen e impulsan las acciones de sus empresas en el extranjero, como han señalado economistas y pensadores como Chomsky.

Estas intervenciones francesas en Africa, de forma mas o menos encubierta o con presencia militar, como en Costa de Marfil no hacen mas que proteger sus intereses económicos. Políticos marfileños cercanos al presidente declaraban que la presencia de tropas francesas no se explicaba mas que por ser fuerzas de ocupación que quieren restablecer el status de colonia en el país. Mas o menos la opinión que en su día manifestó esa "Vieja Europa", concepto tan novedoso de algún "pensador" norteamericano y adlateres, sobre la guerra de Irak.

Si se denuncia el imperialismo de EE.UU. debemos por honradez intelectual y coherencia, criticar las actuaciones franceses, que sin esperar el respaldo de la ONU y alegando un mandato previo de Naciones Unidas, deciden unilateralmente responder y tomar represalias contra las tropas de un gobierno soberano. Mas o menos lo que decía el gobierno de EE.UU. y sus aliados, sobre la resolución 1441 como legitimadora de la invasión.

El tiempo nos ha demostrado que la reticencia francesa, como hoy pone el ABC en una editorial, a intervenir en Irak no lo fue por cuestiones morales, lo fue simplemente porque veían que sus intereses podrían salir perjudicados de apoyar la intervención. No debemos olvidar, que si EE.UU. lleno gran parte de los arsenales de "nuestro aliado Saddam" cuando se enfrento al Ayatolá Jomeini, Francia también ayudo a armar, a buen precio por supuesto, los ejércitos del hoy día malvado Saddam.

La Historia dirá como se resolverá esta crisis y cual será el precio tanto para la población civil, como para los países que se embarquen en una aventura colonial como esta.

Saludos a todos.

La crisis de Costa de Marfil

Este fin de semana hemos podido ver, como un de los muchos conflictos que existen en Africa sale a la palestra de vez en cuando. Nos referimos al caso de Costa de Marfil.

Hasta cierto punto, me recuerda a Somalia en 1993, ya que por un lado estaban tropas de la ONU, incluidas teóricamente las norteamericanas, como la Décima de Montaña, aunque también había un contingente norteamericano, el Destacamento Especial Ranger, cuyo cometido era eliminar al general Aidid operando al margen de la cadena de mando de la ONU y por tanto realizando las operaciones ordenadas por Washington sobre la base de sus intereses particulares.

Algo similar sucede en Costa de Marfil, ya que existe un contingente de "cascos azules" como fuerzas de interposiciones entre las tropas sublevadas en el 2002 y las tropas gubernamentales y sus facciones afines.

Además de este contingente internacional, Francia tiene desplegado efectivos sobre el terreno y como hemos podido ver desde el sábado, actúan al margen de los mandos de la ONU, respondiendo a las medidas adoptadas por el presidente de la Republica.

Una cosa es la legitima respuesta de tropas "pacificadoras" ante una agresión de fuerzas hostiles, como hubiera sido el defenderse de los ataques aéreos del sábado y otra muy distinta, es responder " a posteriori" a estos ataques derribando cualquier fuerza aérea de un país y un gobierno soberano. Francia nos ha demostrado que al igual que los EE.UU. tiene legitimo derecho a saltarse las cadenas de mando de la ONU o no esperar a las resoluciones de Washington. Viva la Realpolitik.

Saludos a todos.