La Iglesia pierde el primer pulso.

La Iglesia ha perdido el primer pulso. O Mejor dicho, la jerarquía eclesiástica se ha equivocado al plantear un pulso a un gobierno legitimo. Dentro de la Iglesia, muchos sacerdotes y párrocos parecen que no han aceptado las sugerencias de la cúpula y no han querido entrar en una labor de desgaste, que socialmente muchos españoles pueden que no compartan aunque sean católicos, o que otros muchos acepten menos aun que con el dinero de sus impuestos se financie a una institución como la Iglesia.

LA Iglesia aun piensa que ellos pueden excomulgar a los disidentes, o que aun pueden poner y quitar gobiernos que se tendrán que humillar como Enrique IV ante Gregorio VII a las puertas del castillo de Canossa. Aun no se han dado cuenta muchos altos cargos, que cada vez mas la gente se aleja de sus doctrinas, que no de muchos sacerdotes verdaderamente comprometidos con el mensaje de Jesucristo, o de muchos laicos comprometidos con este mensaje sin estar vinculados a ciertas organizaciones de índole "integrista" u ortodoxo.

No saben aun que es el pueblo, que en democracia nunca se equivoca nos guste o no las decisiones que toman, quien elige al gobierno, que recoge el testigo de la voluntad popular para gobernar bajo el control mas o menos leal del Congreso. Por tanto es el gobierno y no la Iglesia quien tiene que tomar las decisiones del gobierno y de la misma forma que en EE.UU. se realizara una enmienda contra el matrimonio de los homosexuales que es legitima tras la victoria de Bush, estemos de acuerdo o no con ella , en España se tiene que aceptar un proceso de "aconfesionalidad" porque es lo que ha querido el electorado.

Si la cúpula eclesiástica se empeña en un enfrentamiento con el gobierno legitimo de la nación, no haría mas que acentuar la separación con gran parte de la sociedad y seguir en sus "Palacios", alejados de la labor parroquial y del rebaño al que tienen que cuidar, olvidándose de la esencia del Mensaje y solo quedándose en una doctrina formal vacía de contenidos.

Saludos a todos.