23 de Noviembre, 2004


Oscar Wilde y el Honor

En el Diccionario de la Real Academia Española, la primera acepción de la palabra Honor es la siguiente: “Cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo”. Nosotros ampliaríamos esa definición aportando lo siguiente, “...a pesar de sufrir quebrantos por la realización de estas labores”. La unión de ambas definiciones seria para nosotros la perfecta definición de Honor, concepto hoy por desgracia muy olvidado, ya que esta muy bien listo precisamente actitudes que irían contra este concepto, tanto en ámbitos tan dispares como la política, donde se miente como bellacos o en el fútbol, donde a ciertos jugadores se les alaba por hacer las cosas incorrectas y que faltan a la verdad. Esta actitud de actuar conforme al honor es muy duda y fatigosa actualmente. Lo cómodo es actuar perjudicando a los demás, mintiendo descaradamente y escurriendo responsabilidades, culpando a subordinados, etc. Eso es lo que hoy esta viendo visto. El actuar correctamente a pesar de poderse perjudicar uno mismo, no solo esta mal visto. Te llaman gilipollas (según la RAE “tonto, lelo”) directamente


El Honor es un concepto que siempre se vincula a posiciones conservadoras. Quizás no seamos tan pogres como otras muchas personas, pero no sabemos el por qué portarse de forma correcta, con la verdad por delante a pesar de saber que igual sea algo negativo a corto plazo, te tenga que convertir en una persona de tendencia conservadora, mas aun cuando tenemos políticos, tanto conservadores como progresistas que se jactaron en su día, de ser personas de honor y que se demostró que cuando llego la hora de la verdad, no dieron ni dan la cara ante la opinión publica. Por tanto esa pose de hombres de honor, no seria mas que eso, una simple pose.

Oscar Wilde dijo que “El patriotismo es la virtud de los depravados”. Creemos que en muchas ocasiones, sin desear compararnos al señor Wilde, que el Honor es una virtud que muchos utilizan para legitimar sus actos cuando les interesa pero que no la tienen cuando en verdad se juegan algo importante.

Nosotros huiremos de aquel que justifica todos sus obras y se defiende de cualquier critica alegando la defensa de su honor. Quien haga esto ante cualquier opinión divergente, tendrá ese concepto de honor, carente de todo contenido real.

Saludos a todos.