25 de Noviembre, 2004


El Parlamentarismo y el compromiso de sus Señorias

Hoy se ha demostrado que sus Señorías parlamentarias tienen que ir, salvo cuestiones de fuerza mayor a cumplir con sus labores de representantes de la Soberanía Popular en su Hogar, es decir, en el Congreso de los Diputados.

Uno de nuestros numerosos defectos, es que creemos en el Parlamentarismo ya que es aquí, en las Cortes donde se tiene que controlar la acción del Gobierno, reuniéndose en estas “nuestros representantes”. En caso de no poseer mayoría absoluta, el Gobierno tendrá que tratar con todos los grupos parlamentarios, en un juego de equilibrios, concesiones de unos y de otros, como bien supo demostrar el Presidente Aznar, el cual aprendió muy bien la lección de equilibrio que dio el Presidente Gonzalez en su ultima legislatura. De esta manera la oposición podrá controlar, apoyar o rechazar las decisiones del Gobierno, lo cual no sucedió en la mayoría absoluta del Presidente Aznar, pero tampoco en las mayorías de la época del Presidente Gonzalez.

La votación de hoy nos ha demostrado, que por muy atareadas que estén sus señorías, tienen que ir a votar, tanto a favor, como en contra de las propuestas que se intenten aprobar. Luego se quejaran diciendo que la gente no cree en la Democracia o en el Parlamentarismo, pero hay veces que nos da por pensar, si ellos mismos creen en este sistema, porque a veces parece que no. Parece que es más importante dedicarse a otras tareas que el ir a votar, cuando no se ha dado el caso de compañeros que votan, aunque dijeran que no era cierto a pesar de las imágenes que mostraban como votaban ante la incomparecencia de estos.

En total han faltado veintidós del PP, que iban a votar en contra, tres de CIU, cuatro de ERC, cinco del PNV, uno de IU, uno de COCA, dos del Grupo Mixto, doce diputados del PSOE, cinco ministros y un presidente de Gobierno. También tenemos el caso del diputado que esta tan pendiente no sabemos de que, que vota en sentido contrario al que se le ha señalado desde su grupo parlamentario.

Esperamos que se les caiga la cara de vergüenza a todo aquel que ha faltado sin estar totalmente justificadas sus ausencias y que sus respectivos grupos parlamentarios tomen las medidas más drásticas, para que no falten a sus cargos ni defrauden la confianza que hemos puesto en ellos. Si esto es lo que se toman ellos en serio el representarnos, mejor que se dediquen a otras actividades y que permitan que ese lugar lo ocupe gente idealista y comprometida con la Sociedad.

Saludos a todos.

La Masa y la Furia de Fritz lang

Viendo las imágenes del linchamiento de dos policías de incógnito en México, no podemos mas que condenar cualquier tipo de “justicia popular” a partir de la Masa como sujeto social. Condenamos estos actos si se realizan en México, en El Ejido, Irak, Mogadiscio, Palestina, etc. etc., etc. La lista de este tipo de desmanes cometidos por la Masa seria muy larga. Sobre las posibilidades de la Masa como agente social y político ya nos hablo el gran filósofo español, a nuestro modo de ver por supuesto, José Ortega y Gasset.

Lo sucedido ayer en México nos recuerda a una gran película a nuestro modo de ver, del cineasta alemán Fritz Lang, titulada Furia(ver ficha técnica en Wikipedia en español, http://es.wikipedia.org/wiki/Furia_%28pel%C3%ADcula%29). En esta película, sintetiza lo peligrosa que puede llegar a ser una persona culta, amable, simpática y atenta, cuando se deja arrastrar por sus bajas pasiones o por la Furia o el miedo y pasa a ser parte de la Masa. Junto a lo anterior, el segundo elemento en el discurso del film, seria una constante a lo largo de la Historia y en muchos casos relacionados con la Masa, que seria el miedo “al Otro” o el culpar al “otro”, al extraño de los crímenes, desgracias o problemas de una comunidad.

Por tanto veríamos el peligro de cuando el individuo deja de pensar y de actuar como una persona racional y pasa a formar parte de ese gran, peligroso e indefinido ente que es la Masa. Este peligro se acentuara, cuando por ejemplo la Masa fija como objetivo a una comunidad determinada, como fue la población judía de las ciudades medievales, acusándola de ser la responsable de la difusión de la Peste Negra a mediados del XIV, o de ser los responsables de cualquier otro motivo, o a un vendedor que pasa por un pueblo de la América más profunda durante la época de la Gran Depresión, como nos retrata Lang o cuando por la ineficacia de la policía federal mexicana, como se denuncio hace varias semanas en La Noche Temática, ante los raptos sin investigar de niñas, ven a dos sujetos extraños y ajenos a su comunidad, fotografiando la zona de un colegio y temiéndose que puedan planear el rapto de algún niño.

Básicamente vemos todo estos elementos en Furia, con un excelente Spencer Tracy, que sufre la ira y el miedo de una comunidad, la cual justifica todos sus odios y bajas pasiones en una victima propiciatoria, sacrificado cual cordero en el altar para satisfacer a la Masa.

Saludos a todos.