Nuestra Condena por la ultima accion de los asesinos de ETA.

Pensábamos que el Puente podría tranquilizar un poco la vida parlamentaria y social de nuestro país, que venia movidita desde la comparecencia del señor Aznar ante la Comisión del 11-M y como dice el presidente del Congreso, con “política de trincheras” en la Casa de la Soberanía Popular.

Sin embargo, por desgracia estábamos muy equivocados. Los libertadores del “oprimido pueblo vasco”, es decir los asesinos de ETA, han vuelto a salir de sus comadrejas para recordarnos que por desgracia ellos aun no están todos en las cárceles pagando sus delitos.

Esta tarde, casualmente inicio del Puente de la Constitución, han cometido la acción dentro de lo que ellos llaman “contencioso con el estado español”, de colocar cinco artefactos explosivos en sendas gasolineras. Al menos, han anunciado con tiempo su gran hazaña, para que no causasen “bajas civiles” como las denominan estos supuestos “patriotas”. Así podrán justificar entre su cada vez más escasa base social, que ellos luchan por la independencia de un “ente histórico” que solo existe en sus mentes y que seria un paraíso marxista en Europa según sus ensoñaciones y que desean minimizar las muertes inocentes. Lo peor de todo, es que aun hay gente, por suerte un numero cada vez menor, que creen en esta retórica vacía de contenido real. Como si fuera éticamente correcto y justificable pegar un tiro o poner un coche bomba al paso de un periodista, concejal o militante de cualquier grupo político (también han caído militantes del PNV y de otros grupos menores) o a miembros de la Policía Nacional, Guardia Civil, Ertzainas (que también han caído unos pocos), Policías locales y otras policías autonómicas o militares y trabajadores civiles, pero que cometieron el “delito” de trabajar en instalaciones militares. Eso parece que si esta justificado en las mentes de estos asesinos.

Realmente lo único que quieren, es recordarnos su presencia, llevar el caos, la paranoia y la psicosis a la ciudadanía, aprovechando este puente para poderse ocultar entre los millones de desplazamientos que se van a dar en todos estos días. Son tan cobardes los asesinos que se ocultaran entre todos las personas que solo desean disfrutar de unos días de descanso En sus retorcidas mentes, se sientan en segundo plano, ya que en estos momentos lo que nos preocupa a los españoles es el terrorismo internacional o islamista y no tanto el ETARRA, ya que gracias a los servicios de inteligencia y policiales de nuestro país, están muy controlados y cada vez caen mas fácilmente en manos de los mecanismos estatales.

Ellos justificaran su heroicidad diciendo que es como ellos “celebran el Día de la Constitución”, la cual no aceptan y buscan una salida pacifica (lo cual seria muy gracioso sino fuera por los muertos que hay) al “contencioso que enfrenta al pueblo vasco con el estado español”, sin darse cuenta que dicho contencioso ni existe, ni ellos representan a ese pueblo vasco que tanto dicen defender y que solo desea que desaparezcan de UNA PUTA VEZ, para poder vivir en paz y que no tengas que justificarte fuera del País Vasco ni que te vean como un posible colaborador de la banda terrorista ETA en el resto de España.

Nos jugamos pincho de tortilla y cerveza sin alcohol que la reivindicación del atentado ira en la línea que acabamos de señalar. Son muy previsibles por desgracia y por la lúgubre tradición que les acompaña, sobre como justifican sus acciones.

Al menos, cada vez mas su base social se reduce y muchos antiguos simpatizantes con su causa se han ido alejando. Lo triste, es que en una democracia, con sus fallos como la española, aun queden residuos de este terrorismo independentista. Solo nos cabe esperar, que por fin desaparezcan estos asesinos y que solo pasen a ser una pagina de la Historia de España.

Saludos a todos.