4 de Diciembre, 2004


De Ministros asegurados y Trabajos inseguros en edificios oficiales.

En los últimos días, nos hemos sorprendido gratamente, de que en nuestro país, el tercero de Europa con mas siniestralidad laboral, hay al menos un grupo, que si tiene una alta protección, manifestada a través de seguros a cargo de los Presupuestos del Estado, que les protege tanto en el desempeño de sus funciones, como en el ámbito privado (patinaje, conducción estando ebrio “ocasionalmente”, deportes acuáticos, etc.). Por supuesto que nos referimos a ciertos ministros y colaboradores cercanos, a saber, en Defensa y Presidencia. Al menos debemos estar contentos porque algunos ministros y subordinados hasta estos momentos, han estado seguros. Que pena, que esa misma protección se la intentasen negar a profesionales de riesgo, que van a cumplir con su deber a instancias de ciertos políticos.

A pesar de esta “buena noticia”, ayer aparecía en La Opinión de Málaga, que un obrero se había caído desde 10 metros por un accidente laboral, en la sede de la Delegación de la Junta de Andalucía. Lo más curioso de la noticia, era el hecho que se denunciaba que dicho obrero no disponía de ninguno de los sistemas de seguridad que desde las administraciones se exige sin éxito a las empresas. Por suerte, la vida de este trabajador esta fuera de peligro,

De suceder esto en cualquier otro edificio, seria cuestión de pedir una investigación a fondo. Pero que esto suceda en un edificio oficial, debería implicar la asunción de responsabilidades políticas de algún responsable y si nos apuran, la dimisión del Consejero de Empleo. Si en instalaciones oficiales no se respetan las normas de seguridad, por empresas posiblemente subcontratadas, como se van a exigir que el resto de empresas las respeten. Menudo ejemplo de seguridad laboral ha dado este suceso. A nuestro modo de ver, si la Junta no toma medidas drásticas, quedara deslegitimada para perseguir a las empresas que no se preocupen por acción o por omisión de la seguridad de sus empleados. Por tanto ya que la vida humana y su protección debería ser una de las principales preocupaciones de los funcionarios públicos y gobernantes, solicitamos que adopten todas las medidas necesarias.

Se dirá desde ciertos ámbitos, que la responsable es la empresa que realizaba el servicio, lo cual es obvio. Pero si en la sede de la Delegación de la Junta de Andalucía, ningún funcionario se da cuenta, que un trabajador no dispone de sistemas de seguridad, si debe ser responsabilidad de las instituciones oficiales. Con todas las campañas realizadas contra los riesgos laborales, hasta el más lego se tendría que haber dado cuenta que dicho obrero no estaba protegido. Por tanto, se tendrían que haber tomado medidas inmediatamente para prevenir la situación y tomar medidas contra dicha empresa. De no haber sucedido este accidente, posiblemente nunca nos hubiéramos enterado de la supuesta negligencia.

Este si es el “pecado” que alguien cometió, permitir que en dicho edifico, se trabajara de manera inadecuada. Que pena que esos seguros tan sustanciosos que disponían muchos ministros y hombres de confianza hasta el presente año, incluso en el ámbito privado y no solo oficial, no se hicieran extensibles a la gente que se merecen un trabajo digno y seguro, con medidas reales y no solo campañas de imagen. Igual que ayer, deseamos ver que un día la noticia sea que ha habido un accidente laboral por una circunstancia negativa y no casi todas las semanas porque no dispongan de sistemas de seguridad.

Saludos a todos.