12 de Diciembre, 2004


El mensajero del miedo.

La película que tenemos a continuación es un remake de una cinta de 1963, dirigida por John Frankenheimer y protagonizada por Frank Sinatra, Laurence Harvey Angela Lansbury y Janet Leigh . Ambos filmes tienen el mismo titulo “The Manchurian Candidate” que en nuestro país se tradujeron a “El mensajero del miedo”, basándose en una novela de Richard Condon.

En la nueva versión, protagonizada por un elenco de grandes actores a nuestro modesto entender (Denzel Washington, Meryl Streep, Jon Voight en un papel secundario y el tercero en discordia, uno de los protagonistas de Scream, Pánico Nuclear, RKO 281, Leiv Schreiber, catalogado por la critica como uno de los mejores actores de su generación, suponemos que si lo comparamos con “grandes interpretes” como Ben Aflleck). El director es Jonathan Demme, que en los noventa del siglo pasado tuvo grandes éxitos como “El Silencio de los Corderos” o “Philadelphia”, con otro gran papel de Denzel Washington.

En esta cinta se actualiza y se modifican diversos aspectos del original. Por tanto, como solo la conocemos por reseñas por su tardía distribución debido a circunstancias relacionadas con el asesinato de John Fitzgerald Kennedy, nos remitiremos a comentar el remake. Por suerte o por desgracia el no conocer la versión de Frankenheimer nos libera de la comparación directa. Para los interesados, cuando tengamos acceso a esta, realizaremos un articulo comparativo sobre ambas. No somos críticos de cine, ni especialistas en la materia, con lo que nos centraremos en unos aspectos muy concretos y alejados de las criticas cinematográficas.

La película narra como un oficial de operaciones especiales Bennett Marco (Washington) comienza a sospechar de una oscura conspiración para poner a un político (Schreiber) que estuvo bajo su mando en la Primera Guerra del Golfo, el sargento Shaw, como vicepresidente. No decimos mas para desvelar lo mínimo posible de la cinta.

En el desarrollo de la película, podemos señalar, como el sargento Shaw (Schreiber) esta dentro del partido de la oposición (por el paralelismo actual podría ser Edwards por su juventud y por ser el vicepresidente del candidato opositor). La película esta impregnada de la paranoia a atentados terroristas, cuestiones de seguridad interior, posibles recortes en las libertades y en los derechos civiles ante estas amenazas, etc. Esto nos traería de nuevo a la realidad actual en los EE.UU. También nos recuerda al principal mensaje emitida por el presidente Bush, el de la seguridad de los EE.UU. olvidándose de cuestiones de índole interior y de carácter social.

Vemos como en el partido de Shaw (suponemos que seria el Demócrata) conviven dos tendencias. La primera liderada por el senador Jordan (Voight) que defendería que para proteger la seguridad no es asumible que se recorten las libertades civiles y la de la senadora Shaw, de carácter más reaccionario, con ciertos elementos “racistas” incluso y convencida como diría Alexis de Tocqueville de la “sagrada misión de los EE.UU.” de proteger la Libertad y la Democracia, sobre todo en terceros países (hasta cierto punto nos recuerda a la “Dama de Hierro”), pareciendo mas el discurso de Bush que al del supuestamente partido Demócrata. Entre el personal de la senadora Shaw apenas hay personas negras o representantes de otras minorías étnicas. En cambio en los equipos de otros senadores si los hay. En el FBI también hay representantes de otras minorías. Desconocemos si hubo alguna intencionalidad en este hecho o si es una mera cuestión de casting.

Es curioso el hecho de que apenas se nombren a los otros candidatos ni a ningún partido ni cual seria su discurso político. Quizás mas que para evitar suspicacias o herir ciertas sensibilidades, esto se haya debido al deseo de mostrar la dualidad de un mismo partido, siendo cada una de las tendencias señaladas, la representación de los partidos. En medio de esta maraña de intereses, estaría el senador Shaw, persona apocada y muy influida por la figura de su madre, que alterna cierto idealismo paralelo al de Jordan, con características más conservadoras debido a la figura materna.

La película nos describe los intentos de una corporación por colocar a una persona influenciable y sugestionable cercana al Despacho Oval. Esto también nos puede recordar a las supuestas corruptelas actuales que supuestamente han cometido altos cargos de la Administración Bush, favoreciendo en Irak a empresas cercanas a ellos o contratando equipo militar o “contratistas civiles ” (para los legos, los mercenarios de toda la vida) a empresas privadas para que gestionasen ciertos tipos de trabajos. La utilización del termino “contratista civil” para referirse a un guía que usa el capitán Marco para una misión, al inicio del film, creemos que puede ser un anacronismo, ya que esta expresión se ha comenzado a usar tras la Segunda Guerra del Golfo e invasión de Irak, para referirse a mercenarios ajenos a la cadena de mando militar y por tanto al margen de las reglas y códigos de justicia militar.

Para finalizar, suponemos que mera coincidencia teniendo en cuenta cuando se terminaría de realizar la película y las denuncias de torturas por parte de “operativos especiales y agentes de inteligencia, contratistas civiles y policías militares”, las torturas a las que son sometidos ciertos prisioneros por parte de mercenarios, nos recordaría hasta cierto punto a los sucesos de Abu Ghraib, no tanto en las formas, pero sí en el fondo, es decir, la destrucción mental y psicológica del prisionero mas que la física.

Recomendamos que vean esta película ya que nos ha gustado mucho, aunque puede pecar de larga y de agobiante en ciertas fases, sobre todo al final. Por desgracia, nos tememos que tengan que esperar a que salga en dvd / video debido a la aparentemente escasa distribución y permanencia de dicha cinta en cartelera.

FICHA TÉCNICA: EL MENSAJERO DEL MIEDO, director: Jonathan Demme, protagonistas: Denzel Washington, Meryl Streep, Leiv Schreiber, Jon Voight, Nacionalidad: EE. UU. Año Prod.: 2004 Duración: 130 min. aproximadamente.