La educacion, los politicos y el arreglo de coches oficiales.

En Diario Sur Digital hoy viene la noticia de las movilizaciones que pretenden los profesores del IES Suel (Fuengirola, Málaga) tras los intentos de agresión por parte de un grupo de “supuestos estudiantes” (decimos supuestos porque aunque asistan a dicho centro, no actúan como tales). Por desgracia este tipo de noticias no son raras.

Generalmente las soluciones que plantean las administraciones es quedarse de brazos. Incluso hemos podido leer en alguna ocasión como la Consejera andaluza ha protestado porque son los sindicatos quienes tienen que actuar. Ahora nos enteramos que son los sindicatos quienes elaboran las leyes, las aprueban y las hacen cumplir.

El problema esta en que a ningún político, salvo excepciones, que gobierne o aspire a hacerlo, le interesa de verdad la Educación. Es mas, nos atreveríamos a decir que les interesa que la juventud sea lo más estúpida posible, sin la más mínima formación, salvo en aspectos científico – técnicos, para que puedan trabajar y no pensar. Esto nos recuerda a la época del Despotismo Ilustrado pardiez. Sin embargo estas lumbreras de políticos, no se dan cuenta, que si los alumnos no sabes leer, como nos pone de manifiesto el ultimo informe de la OCDE, no van a poder arreglar sus coches oficiales, ni sus aparatos de televisión, ni organizarles sus apretadas agendas, etc.

Si no saben leer, no podrán analizar las noticias y ver cual es la ultima chapuza que han organizado el responsable de algo (que cada un ponga sus nombres y sus caras que todos conocemos casos de todos los partidos) pero tampoco podrán realizar cualquier tarea que vaya mas allá del trabajo físico y los coches oficiales necesitan arreglos y comprender como se llama una pieza o que significa tal instrumento.

Que sigan así, desmontando cada partido que llega al poder, las acertadas o equivocadas medidas educativas por el simple hecho de que lo ha hecho el partido perdedor, sin tener en cuenta que puedan tener elementos positivos, que países que hoy día están por detrás de nuestro país, acabaran muy por delante de nosotros. Que sigan así nuestros servidores públicos, preocupándose de sus intereses partidistas únicamente y no por mejorar la vida y resolver los problemas de sus representados (muchas veces creados por ellos mismos) y no se quejen si cada vez votamos menos o la gente vota a opciones políticas alejadas de los grandes partidos.

Los políticos se olvidan que nosotros somos sus jefes ya que a los políticos les ponemos, que no se les olvide, en los cargos de responsabilidad. Nosotros y no los partidos, aunque no lo parezca por el sistema de listas cerradas. Sin nosotros, muchos no aprobarían ni unas oposiciones, siendo trabajos tan dignos o más en ciertas ocasiones que el de político. Que no se les olvide.

Saludos a todos.