El peligro de los juicios paralelos.

Hoy parece que se decide si la señora Dolores Vázquez sea o no imputada en el nuevo juicio que se realizara, siendo el principal acusado a día de hoy, según palabras del fiscal a cargo del caso, Tony Alexander King.

Sobre el Caso Wanninkhof no vamos a opinar. En su día, fue un asesinato que conmociono a la Costa del Sol y que según se fue desarrollando la investigación y el posterior juicio contra la supuesta asesina, la señora Dolores Vázquez que fue condenada por un jurado popular, ocasiono un enfrentamiento social entre los que no veían claro como se había realizado la investigación y los que la condenaron antes del juicio. Posiblemente en este “juicio paralelo”, tuvo mucho que ver el que la acusada hubiera mantenido una relación muy personal con la madre de la joven asesinada, la señora Alicia Hornos.

Siendo coherentes con nuestras opiniones sobre el dolor de las victimas, comprendemos el interés por condenar a quien se cree y el anterior juicio decreto culpable, aunque no opinemos sobre las manifestaciones que dicho dolor ocasiona.

Sin embargo, instancias superiores anularon el resultado del anterior por una serie de irregularidades, siendo en ese intervalo cuando se dio el asesinado de la joven Sonia Carabantes y la posterior captura de Tony Alexander King, presunto asesino de ambas jóvenes. Si en el asesinato de Sonia, parece que había pruebas que sitúan como presunto asesino a King, la defensa de este, ya que se le vinculo al asesinato de la joven mijeña, intento establecer una serie de cortinas de humo, para generar una posible “duda razonable” y evitar la condena por este otro crimen, tan brutal y deleznable como el anterior.

En este punto, vemos que todo el juicio paralelo que se hizo sobre la señora Vázquez, puede que se convierta en nada. Quizás resulta que mucha gente la condeno mas por otro tipo de motivos personales que se hicieron públicos y no sobre la base de indicios y pruebas, base de cualquier condena, ya que si nuestros escasos conocimientos de derecho no fallan, ante una duda razonable no se puede condenar (sí algún letrado no esta de acuerdo con esto por favor que lo comente para poder rectificar).

Este caso y el posterior juicio, han mostrado lo peligroso que puede ser que los medios alienten un “juicio paralelo”, no para buscar la Verdad y si para levantar el morbo y vender más diarios o aumentar las audiencias, como denuncio la señora Pilar Manjón en su comparecencia ante la Comisión del 11 – M. Es muy peligroso, que establezcamos como elementos de juicio, una serie de conductas personales, ideas u orientaciones de cualquier tipo a la hora de juzgar un crimen. Deberíamos pensar que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre que se es culpable, no al revés. Por supuesto tampoco vemos que relevancia tiene para condenar a una personas sus conductas.

Un delito es un delito y no deberíamos entrar a valorar, ni para defender ni para condenar, otra serie de cuestiones, mas allá que las que permite la investigación de dicho delito. La Justicia se la representa con los ojos vendados, precisamente para que nada la pueda mediatizar a la hora de impartirse. Cuando decimos nada, también nos referimos a esos “juicios paralelos” que se establecen, por el interés de ciertos programas y medios de generar morbo. Se ve que el interés por seguir una noticia de forma veraz hasta sus ultimas consecuencias no debe de entrar actualmente en los planes de estudios de ciencias de la información, o que sean asignaturas optativas.

Si al final la señora Dolores Vázquez resulta absuelta o se resuelve algún día que no tuvo nada que ver en el asesinato de Rocío, esperamos que todos aquellos que colaboraron de alguna forma en dicho “linchamiento popular”, se enjuicien a sí mismo y reflexionen sobre el daño que puede ocasionar ese tipo de practicas.

Parece que en estos momentos solo interesa el “periodismo espectáculo”,consuma en su búsqueda de audiencias a quien sea preciso. Esperemos que quien lo ha realizado no lo tenga que sufrir en sus carnes. Muchas veces Saturno devora a sus hijos. Pero otras veces, Júpiter acaba con su propio padre.
Saludos a todos