El impuesto de los "pobres"

Mañana día 22 de diciembre será un día mágico para unos pocos y un día normal o incluso malo para muchos más. Unas relativamente pocas vidas nuevas se iniciaran a partir de esa jornada, aunque meses después, hayan vuelto muchos a sus vidas anteriores, como el perdido en el desierto que ve un “oasis”.

Muchos piensan que con los veinte mil euros que se ganan por décimo se puede hacer muchas cosas en la vida. Generalmente, salvo casos de personas muy afortunadas, no suele tocar mas que un décimo.

En otro tipo de juegos, como la Lotería Primitiva o la Quiniela, con premios más cuantiosos, muchos de los afortunados ganadores en menos de dos años han vuelto a sus vidas anteriores, ya que han derrochado ese dinero en viajes o en objetos lujosos, casi de forma compulsiva. Mucho de los ganadores dedicaran ese dinero a celebrar unas Navidades por todo lo alto y a tapar los “huecos económicos” existentes en todas las casas.

Realmente esos sueños de dinero y de lujo, no suelen ser mas que eso, simples sueños de muchos, alentados por las ilusiones y los oropeles de un Sorteo, que realmente solo beneficia al Estado, ya que los premios que el 22 se dan, es un porcentaje de todo el dinero recaudado desde que se ponen a la venta los decimos de lotería. Teniendo en cuenta los gastos de los que se tendrá que hacer cargo el Estado y el porcentaje de premios, creemos que obtiene unos beneficios muy importantes, teniendo en cuenta los gastos que se generan. Quizás quien llama al Sorteo de Navidad y al resto de sorteos y juegos de azar, “el impuesto de los pobres” tenga mucha mas razón de lo que pensamos.

Saludos a todos y espero que haya mucha suerte con el sorteo.