No solo hay dogmas de fe en PRISA.

Los periodistas y escritores que han tenido que salir de malas maneras del Grupo PRISA dicen que hay vida después de dicho grupo multimedia, como señalaba Jesús Cacho el lunes (20 diciembre) en El confidencial.com. A este poderoso grupo de comunicación, se le atribuye desde su interior a traves de una carta firmada por un grupo de colaboradores a raíz de una carta abierta de Ignacio Echeverría, critico literario del periódico estrella del Grupo, una amenaza cuanto menos de perdida de independencia de sus colaboradores y redactores (artículos interesantes en Guerra eterna en Oriente Medio- http://ugarte63.blogspot.com/- y en Periodista 21 -http://www.periodistas21.blogspot.com/-). Por lo tanto, en las empresas de Don Jesús, no se podria decir nada que atente contra los intereses de la casa, so pena de ser anatemizado y expulsado a los infiernos del olvido.

A raíz del articulo aparecido el domingo 19 de la “defensora del lector”en El País, desde diversos medios, se han empezado a lanzar diversas “cargas de profundidad” contra PRISA, en la línea de que existe un “pensamiento único o monolitismo mental” entre sus colaboradores, que no se pueden alejar ni un ápice de los dogmas de sus superiores, etc. Pensamos que si estas criticas son ciertas, EL País, medio que se ha visto directamente afectado por la crisis, queda en una situación de cierto desprestigio, sobre todo para aquellos que no sean lectores asiduos y que les gusta cotejar las informaciones de diversos medios, para buscar una imagen global de las noticias.

Sin embargo, cual ha sido nuestra sorpresa, cuando nos hemos despertado no con la grata noticia de que éramos millonarios por el gordo. Que va. Con el café y los bollos hemos leído en Periodista 21 como el señor Alfonso Rojo ha llegado a un acuerdo para salir de El Mundo, ya que no pidió permiso a su jefe y suponíamos que amigo hasta estos momentos, señor Pedro J. Ramírez, para acudir a tertulias. Es gracioso que el director adjunto, perdón el ex director adjunto, del periódico y confundador del mismo, tenga que pedir permiso para acudir a estas Si este señor tenia que pedirlo, no nos imaginamos que cosas tendrá que hacer cualquier otro integrante del periódico.

El señor Rojo según señala La Razón (uno de los pocos medios que parece haberse hecho eco de la noticia) mando una carta al señor Ramírez para que se publicara en el que era su medio. Parece ser que aun no la han publicado ni han mencionado que su director adjunto señor Rojo, ha dejado la casa. Aun siguen comentando la salida del director de TVE, señor Menor. Quizás vean la “paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio” o que los redactores de la sección de comunicación por ordenes directas no puedan mencionar esta salida, lo cual tendría que merecerse alguna reseña por el historial del periodista. Mas o menos como le paso al señor Echeverría con El País.

Quizás esta decisión se haya visto precipitada por lo ocurrido con el critico literario. Todos sabemos la inquina, merecida o no que le tienen la mayor parte de los grupos mediáticos a PRISA. Quizás realmente lo que sucede es que quieren imitar a este y no pueden al no tener los ingentes recursos que maneja Don Jesús. Por tanto, para no ser menos que El País, Ramírez ha decidido prescindir no de un critico literario con 14 años de experiencia. Ramírez ha decidido que tuviera la puerta abierta uno de sus directores adjuntos y cofundador del medio. No puede ser menos que su gran rival.
Nos preguntamos a quien ha pedido permiso el mismo Ramírez, ya que él también colabora en diversas tertulias (incluso en 59 segundos creemos que ha colaborado alguna vez).

Lo que demuestra en nuestro modesto entender las salidas tanto de Echeverría como de Rojo, es que hay dogmas de fe no solo en la perversa PRISA. También los hay en otros periódicos, al menos en El Mundo. Es peligroso que un medio que critica las formas de hacer periodismo de su competencia, acabe realizando medidas similares que son criticadas. Quizás el señor Rojo no iba en la línea de su jefe, en la actual o en la que se desarrollara en los próximos meses. Sin embargo pensamos que la riqueza de cualquier medio de comunicación, es precisamente el mantener, sobre todo en las secciones de opinión, a personas que aporten diferentes enfoques, incluso antagónicos a las líneas editoriales de cada periódico. Eso además de ser bastante “higiénico intelectualmente”, creemos que debería ser el principal recurso de un medio supuestamente serio. Que se atengan el resto de los colaboradores de El Mundo. Si se ha forzado la salida del señor Rojo, otros muchos podrán ir buscando ofertas de empleo si se alejan algo de la línea del Director de El Mundo.