Los politicos y la falta de "altas miras"

Lo peor que le puede pasar a un político y / o gobernante es el actuar sin un modelo, proyecto, plan, etc. de gobierno y de estado. Esto para muchos historiadores le sucedió a Alejandro Magno siendo sus conquistas resultados de una política de “salto hacia delante”, les paso a las potencias europeas a finales del siglo XIX e inicios del XX por ejemplo con sus relaciones con los Balcanes y hoy mismo esto sucede en el mundo actual, con la política de George Bush en referencia a Irak.

Sin embargo, en nuestro país esta falta de modelo también existe, recurriéndose en muchos momentos a la improvisación o demostrando una total falta de capacidad de adaptación ante situaciones inesperadas. No es solo la respuesta ante el Plan Ibarretxe de los partidos nacionales y del Gobierno o del mismo Lehendakari ante la presumible respuesta del Gobierno Central, ejemplos de esta falta de “altas miras” tan necesarias para un político y aun más para un gobernante.

Esta falta de modelos sólidos y fiables, con una vigencia mínima en el tiempo la podemos apreciar en cuestiones mas inmediatas que nos atañe a gran parte de los españoles, como puede ser la vigencia máxima de un proyecto educativo hasta que se dé un cambio de partido gobernante (salvo que se firme un sólido pacto de estado, todas las reformas educativas del gobierno de Rodríguez Zapatero serán desmanteladas cuando vuelva al poder el PP, al igual que ellos están haciendo con las del PP, etc.).Lo mismo pasa con las Leyes de Extranjería, las reformas fiscales, etc.

Vemos por tanto como no hay mas interés que el corto plazo, como diría Braudel “el tiempo corto” que es el tiempo de los periodistas (añadiríamos que de todos los políticos salvo honrosas excepciones) y no de los historiadores o de los grandes estadistas. Se actúa en función a estímulos externos, que puede ser el gobernar “de cara a la galería” contentándose a parte del electorado, siendo una medida negativa ya que elegimos a los gobernantes para la dura tarea de dirigir la nave de la comunidad y no para sacar adelante las medidas más fáciles (para eso valemos nosotros mismos) o el gobernar con el miedo que el parlamento impida la labor del Ejecutivo. Ese miedo no lo deben tener los grandes “estadistas” ya que en eso se debe basar el juego político, ya que es el Ejecutivo quien tiene que gobernar y el Legislativo aprobar o rechazar las iniciativas del Gobierno. Cualquier otra opción que de mas poderes al gobierno de turno, ira contra la separación de poderes y por tanto se alejara mas de la democracia acercándose a las Dictaduras, donde no existe la más mínima separación.

Esto demuestra que hoy día por desgracia para nosotros, tenemos una clase política y de gobernantes que solo piensan en permanecer en el poder, sea cual sea el partido al que pertenecen. No les importa crear un proyecto sólido de gobierno, que no dependa de coyunturas exogenas (cambios en el gobierno autonómico o nacional, crisis económicas internacionales, etc.) Sabemos que todo esto puede sonar a demagogia. Lo admitimos.

Pero no debemos olvidar que a los “gobernantes” se les elige para resolver los problemas creados, llamese retirada de las tropas, llamese Plan Ibarretxe, no para crearlos y perjudicar a su comunidad, sea el Lehendakari Ibarretxe, o las reivindicaciones sobre el Archivo General de la Guerra Civil, o las selecciones autonómicas, o el Plan Hidrológico Nacional, etc. Por tanto solo pedimos a todos los políticos que reflexionen antes de hablar, antes de dar opiniones gratuitas muchas veces y antes de lanzar “brindis al sol” o pulsos al resto de aparatos del Estado, mas aun, cuando no ven mas allá de su propio beneficio y no saben el significado de la expresión a “largo plazo”.

Saludos a todos.

Posdata: Os invitamos a que colaboréis con la iniciativa de Antena 3, Onda Cero, MoviStar, Vodafone y Amena para ayudar a las victimas del Tsunami en el Indico, mandando un sms al 343 con el texto Ayuda. Los 90 céntimos que vale el sms es íntegramente para Cruz Roja. Merece la pena. Nosotros ya lo hemos hecho.