El viaje de los Reyes y la modernizacion de Marruecos

Hace ahora tres años un novato José Luis Rodríguez Zapatero viajo a Marruecos, ocasionando un intercambio de declaraciones sobre la lealtad del líder del principal partido de la oposición al Presidente del Gobierno de España, en el contexto del enfrentamiento diplomático con Marruecos. Precisamente desde marzo del 2004, el expresidente señor Aznar y algunos dirigentes de su partido, han actuado o han hecho declaraciones tanto a medios nacionales como internacionales, dañando la imagen de España y descalificando al Presidente del Gobierno de España. Las vueltas que da la vida.

Aparte de la polémica sobre si el rey marroquí ofendió o no a España en la entrevista realizada por El País el domingo pasado, se ha dicho que con este viaje de sus Majestades los Reyes, se impulsa la modernización y la apertura del país norteafricano. Sin embargo, esta versión oficial de un rey modernizador parece que cada vez se sostiene menos, al menos en nuestra modesta opinión. No debemos olvidarnos, que por criticar la corrupción de Marruecos, se detiene y se condena a periodistas. Tampoco debemos olvidarnos que se acusa a las autoridades marroquíes de permitir el paso de pateras (desde la óptica del rey marroquí es desde España donde se organizan y se asientan estas oscuras mafias casi de “negreros” El País, 16 – I – 05).

Marruecos es un país relativamente rico que sin embargo tiene un nivel de vida bastante inferior con respecto a la media europea y con respecto a España. Uno de los grandes problemas de Marruecos, a nuestro modesto entender, es la mala distribución de la riqueza, debida entre otros factores a la gran corrupción que hay en todos los niveles de la administración. Si a una población joven y en muchos casos desesperada y que fácilmente se la puede convencer de “ciertos dogmas”, como desde posiciones del radicalismo integrista, estamos ante un país con un grave riesgo de inestabilidad. Kennedy decía que “ninguna dictadura puede ser un dique contra el comunismo” en referencia a los regímenes de Iberoamerica y del Sudeste Asiático. Hoy día debemos reformular la frase enunciando que ninguna dictadura puede ser un dique frente al integrismo.

Aunque esto pueda sonar a la anunciada “alianza de civilizaciones” del señor Rodríguez Zapatero (la cual no compartimos al igual que el choque de las civilizaciones de Huntington) pensamos que en el sentido más pragmático posible, para nuestra propia salvaguardar y por cuestiones de interés nacional, alejados de cualquier medida de solidaridad, nos interesa que Marruecos se modernice realmente y que entre en un modelo de desarrollo eficaz y optimo, sea cual sea este. De esa manera no solo evitaríamos la inmigración “ilegal”. También reduciríamos el sector demográfico objetivo de “adoctrinamiento” de ese peligroso terrorismo “islamista” y por ultimo, ayudaríamos a mejorar el nivel de vida de los marroquíes.

Pero esa modernización no es que tengan mas coches o más teléfonos móviles. Eso paso en el Irán del Sha de Persia, un país externamente occidental y moderno, pero que realmente escondía grandes desigualdades sociales, políticos y una gran corrupción. La Revolución del 79 a través de una adopción de una vuelta a las virtudes tradicionales y a cierta austeridad, agrupo a toda la oposición frente al Sha. Si la modernización es solo externa, sin darse en cuestiones culturales o de una apertura democratica, etc.tendremos el peligro que en Marruecos pueda suceder algo similar a Irán, no en unos años, pero sí a medio y largo plazo.

Por todo esto, pensamos que este viaje puede ser positivo para las relaciones entre ambos países. Pero esto no quiere decir que dejemos que Marruecos intente marcar el ritmo de las relaciones. Una cosa es que las normalicemos y otra que dejemos que la monarquía marroquí sea quien decida la agenda política. Será muy interesante en este sentido como finaliza el problema del Sahara y si se realiza o en que condiciones, el referéndum pedido por el Frente POLISARIO. La Historia nos lo dirá. Esperemos que sea para bien.

Saludos a todos.