21 de Enero, 2005


La Iglesia, los preservativos y la evangelizacion social.

La Iglesia nos extrañaba ha mantenido desenvainada la espada a pesar de la finta dialéctica del portavoz de la Conferencia Episcopal. Ya nos extrañaba que dijeran que era útil el preservativo frente al SIDA y por eso no comentamos dicha intervención, ya que para una vez que la Iglesia demostraba cierta sensibilidad, tampoco la íbamos a criticar. Pero tras la matización de ayer, parece que poco menos que aquel que ha contraído el SIDA por contacto sexual ha sido por castigo de Dios. Realmente escuchando a veces a los hombres de Dios en la tierra, te preguntas si realmente comprenden el mismo mensaje que el resto de los mortales.

No comprendemos ese deseo de la Iglesia parece de buscar enfrentarse al Estado en ciertos temas, teniendo en cuenta que es el Estado quien sostiene a la Iglesia y a sus sacerdotes, a pesar de ser miembros improductivos de la Sociedad (cada vez dan consuelo y auxilio espiritual a menos españoles). Tampoco son elementos productivos en el plano demográfico y sin embargo alegan que los matrimonios entre homosexuales perjudican la natalidad española.

Por todo esto, pensamos que la cúpula Iglesia cada día hace mas meritos para que mas católicos se alejen de ella y de sus doctrinas. En vez de predicar con el perdón y la ayuda hacia los “parias” de nuestra sociedad, se limitan a imponer su visión de la Sociedad y de la religión, sin darse cuenta que cada día hay mas católicos que hacen menos casos a sus principios. No podemos excomulgar a los padres de una adolescentes por permitir que aborto tras ser violada y correr peligro su vida y por otro lado defender y perdonar a sacerdotes acusados y condenados por abusar de menores.

La jerarquía eclesiástica tiene que dar mensaje de su Cristiandad y del mensaje de Dios, pero sin condenar a quienes no piensen como ellos, ya que ese no era el Mensaje de Jesucristo. Tampoco tienen que difundir su cristiandad enfrentándose al gobierno o la Sociedad. Lo que tienen que hacer es difundir y demostrar su Cristiandad a través de la obra social.

Todos los años en las tertulias cofrades de Málaga sale el tema que el ser cofrade no es sacar al Santo titular una vez al año sino participar en las labores de la cofradía a lo largo de los 364 días restantes. Aunque no son ONGs, muchos hablan de la labor social que pueden y deben hacer las cofradías, precisamente para atraer a una juventud que en muchos casos tiene una grave carencia de valores. De esta forma se habla de tener las Casas de Hermandad abiertas al publico, organización de torneos juveniles, etc. para atraer a los niños y jóvenes hacia ellos y “evangelizarlos” (lo cual en muchos casos les vendría muy bien en esta sociedad actual con una grave crisis de valores en nuestra opinión). Sinceramente antes que muchos niños y jóvenes estén todo el día en la calle, preferimos que estén en las Casas Hermandad, en las parroquias y demás lugares similares, que fuera aparte de casos aislados, aprenderán mejores cosas sin duda.

Por tanto, lo que tiene que hacer la cúpula eclesiástica es olvidarse de épocas pasadas e intentar de nuevo ganarse el corazón del rebaño. Muchos de los actuales jerarcas eclesiásticos, fueron los seminaristas que se formaron durante el Nacional – Catolicismo. Parece que piensan que aun hoy la Iglesia da “certificados de buena conducta” y no se han dado que les guste o no, la Sociedad ha cambiado.

Si la Iglesia quiere ser útil a su rebaño, mas vale que se adaptan a las nuevas circunstancias y amolden su mensaje, al menos en las formas, al Siglo XXI. Haciendo simplemente eso se ganarían el respeto de muchos, en vez de mantener posiciones intransigentes en muchos casos como en épocas pasadas. Esperemos que poco a poco se vaya modernizando en las formas y dejen esa intransigencia en las formas, preocupándose realmente por ayudar a la gente que lo necesite, en vez de defender unas ideas que muchas veces están vacías del contenido real de lo que debería ser la Iglesia.

Saludos a todos.