La Iglesia ante el Poder Temporal.

Ayer el Papa, como señala hoy el diario ABC realizaba una serie de reflexiones acerca de la descristianizacion de nuestro país, que junto con las ultimas declaraciones de miembros de la jerarquía eclesiástica española, se pueden considerar como injerencia en la política interna de un país. Que el Papa quiera hablar de cuestiones morales, lo admitimos y lo aplaudimos. Pero cuando se mezcla cuestiones de moralidad con otras de orden interno, nos traen a la memoria otras épocas pasadas, suponemos que muy agradables para los “príncipes de la Iglesia” ya que eran momentos en los que ellos determinaban muchas políticas de reinos y estados.

Sin embargo, aun muchos obispos y cardenales piensan que están en los momentos inmediatamente posteriores a cuando el emperador Enrique IV se humillo ante el Papa por miedo a ser excomulgado y que las facciones contrarias a él, se levantaran aprovechándose de dicha condena religiosa. Aun estos “príncipes” no se han dado cuenta, que son los estados en sus distintas formas, quienes han de gobernar y no la Iglesia, como pretende en ciertas ocasiones de forma mas o menos sutil. Tradicionalmente es la Ilustración la responsable de esta perdida de peso, pero se olvidan como desde finales del siglo XIII y el XIV, salvo momentos puntuales, la Iglesia Católica perdió gran parte de sus prerrogativas, ya que ningún rey estaba dispuesto a perder sus “regalías” a favor de un poder supranacional como era la Iglesia o el Imperio.

Pero sin embargo, la jerarquía eclesiástica, parece que todas esas paginas de la Historia las obvian o no las han leído. Se olvidan que el acto de Canossa solo fue una campaña de imagen y el triunfo papal solo una tregua, ya que la lucha entre la Iglesia y el Emperador continuo, mas allá de sus protagonistas iniciales, perdiendo la Iglesia gran parte de sus prerrogativas.

Por eso, que el Papa y sus representantes en España quiera seguir imponiendo sus opiniones a la labor de gobierno de un Gobierno Legitimo (nos guste o no el actual gobierno, al igual que los anteriores) pensamos que es volver a esas actitudes puntuales de la Iglesia, de mayor poder en ciertos momentos, pero que a la larga, como en un movimiento pendular, todo lo que han ganado, e incluso mas, lo vuelven a perder cuando finaliza esa etapa de cierta prosperidad para ellos. Aun siendo católicos, pedimos a los hombres de Dios que se preocupen por los mas desfavorecidos, por aquellos que rodeaban a Jesucristo a pesar de las criticas de los saduceos, en vez de pretender actuar ellos como unos nuevos saduceos. Pensamos que eso será mejor para todos. Comenzando por ellos mismos.

Saludos a todos.