7 de Febrero, 2005


Los asesinatos de la tele, los juegos y el ajedrez.

De vez en cuando algún desequilibrado mental asesina a alguien porque es un “juego de rol” o de consola y todos los demagogos del tres al cuarto dicen que hay que prohibir dichos juegos, que alientan la paranoia y la violencia, etc., etc., etc. Aun nos acordamos de la campaña de prensa contra los jugadores de rol, con varias tv – movies además a raíz del “asesinato del rol” en 1994.

Sin embargo, cuando alguien es asesinado por el fútbol, como el aficionado de la real Sociedad Aitor Zabaleta en 1998 por un “hincha radical” de otro equipo de fútbol o en el 2003 de un aficionado del Deportivo de la Coruña por un “presunto hincha de ese mismo equipo” según dijeron las investigaciones policiales, ninguna “lumbrera” hablo de prohibir el fútbol o que sea nocivo para la sociedad o genera violencia o cosas así.

Curiosamente, cuando hay algún asesinato tras verse alguna serie de televisión o película de cine, tampoco se dice nada contra estas influencias nocivas, ya que parece que solo importa si tienen que ver con juegos de rol o de la play station. Hoy leemos en la noticias de Ya.com como un joven ha sido ”condenado por asesinar a su madre como en la serie 'Los Soprano'”. Suponemos que estos salvadores de la virtud de los mas jóvenes en este caso no dirán lo negativa que es la televisión o los contenidos que en ella se emiten, como una influencia tras perversa que puede llegar a matar. Se podrían quedar sin trabajo.

Seguro que de haber sido un asesinato basado en cualquier juego de videoconsola, se realizaría una campaña de prensa. Precisamente es un juego, lo mismo que el carnaval es un periodo donde se va contra muchos valores que ahora si se admiten pero que hace no muchos años, estuvieron prohibidas estas manifestaciones callejeras.

Sinceramente, preferimos que un niño o un adolescente o un adulto (que también los hay) se dedique a ser el jefe de la mafia de Villarecortada tras matar a los mafiosos rivales y cosas por el estilo quedándose ahí la cosa, en estar jugando, a que por ver una galardonada serie de televisión (todos los años se lleva múltiples premios Emmys) decida matar a su madre y después decapitarla y cortarla las manos, para evitar su identificación.

Los “demagogos” de turno dirán que son casos aislados. Cierto. En eso estamos de acuerdo con ellos. Pero tan aislados como el “asesino de la Katana”, los “asesinos del juego de rol” o los asesinos de Aitor Zabaleta y del aficionado del Deportivo y sin embargo, si en los primeros casos siempre se hace una campaña, no vimos ninguna campaña contra la practica del fútbol, ni de detenciones entre los grupos ultras del fútbol, que todos sabemos lo que ocultan pero preferimos mirar hacia otro lado, ni pedimos que se prohíba la emisión de ciertos programas, etc.

¿Cuántos de los asesinatos que hay en Madrid son productos de los juegos de rol / videoconsolas? ¿Cuántas mujeres han sido asesinadas por sus parejas tras jugar a un juego determinado de play station? Preguntas de este tipo podríamos hacer muchas y las autoridades competentes no nos responderían. Parece que solo causan alarma social si hay juegos de por medio y sin embargo, esa alarma social no se produce ni cuando el desencadenante de la muerte es otro, ni nos preocupamos mas allá de la conmoción inicial cuando unos fulanos armados con armas automáticas tirotean a personas por la calle, como paso en Marbella o en Madrid.
Recomendamos a ciertos moralistas y demagogos, que se preocupen por criticar como en las cadenas (incluidas donde han trabajado o trabajan) se dan ciertos programas que no son precisamente edificantes y que acepten que todos los casos aislados son eso. Desequilibrados los hay en todos los sitios.

En caso contrario, hagamos una campaña contra el ajedrez. Por si ustedes no lo saben, se trata de matar al rey, además de ser racista, ya que los blancos tienen que matar a los negros y viceversa. Alguno incluso se lo podrán creer y cualquier día vemos que el ajedrez además de ser un juego de anarquistas, también lo es de racistas.

Saludos a todos.