La Ley Digital, el Gobierno y los "tambores de guerra"

Parece que el talante del gobierno se esta agotando o al menos no parece tan creíble para el sector audiovisual ni para la integridad del arco parlamentario, salvo por supuesto el PP, que se enroca muchas veces en posiciones de desgaste al gobierno pero sin aportar ninguna alternativa realmente sólida. Vemos en Agencia EFE como “PP y CiU suman sus votos en Mesa para anular tramite urgencia ley” (15 de febrero de 05). En esta noticia CiU ha cambiado de voto a la hora de tramitar de forma urgente el proyecto de ley de televisión digital, ya que se alegaba que se tenia con el apoyo del sector audiovisual, el cual parece que bien poco a durado, si alguna vez lo hubo. En este sentido podemos leer ”Televisiones en disputa” en Periodistas 21.

Parece que la actual proyecto de ley, se ha hecho prisa (no buscar dobles sentidos que no nos referimos al Grupo Mediático) y mal sin contentar a nadie ni a sus presuntos beneficiados, como indica Juan Varela de Periodistas 21. Leyendo el libro “El Aznarato” del recientemente fallecido profesor Javier Tusell nos da la ligera impresión, que podemos estar ante la II Guerra Digital como no se solucione este problema escuchando a todas las partes sin pretender beneficiar a una por encima del resto. Ayer escuchábamos al Presidente de la Nación, que dicha ley pretendía resolver el hecho que una sentencia judicial no había podido ser cumplida, es decir, la de la devolución de las emisoras de Antena 3 fagocitadas por PRISA, a lo que respondía el presidente de Onda Cero, que con simple voluntad se podía llevar a cabo fácilmente dicha sentencia. Por lo tanto, parecía indicar el señor González Ferrari que no existía tal voluntad al no aplicarse la sentencia.

Por tanto, con las protestas de Antena 3 y Onda Cero y de Tele 5, junto con otras emisoras de radio, además de con respaldo político nos da la sensación que puede ser una ulcera que hará daño al gobierno. Tusell en dicho libro (El Aznarato, Barcelona, punto de Lectura, 2005) decía que una de las peores cosas que hizo el señor Aznar en su primera legislatura, fue la privatización de empresas publicas en personas cercanas al poder y el deseo de establecer un bloque mediático afín a Moncloa. Esperemos que en este caso no sean mas que paranoias nuestras, pero algo nos dice, que será un tema tenso para el gobierno, tanto en el ámbito audiovisual, además de ser “munición” para el PP para desgastar al gobierno. Que no se olviden los impulsores de esta ley, que quienes desde el gobierno intentaron imponer un modelo concreto de televisión privada y digital, acabaron marginados de la toma de decisión (uno fuera del gobierno, el señor Miguel Angel Rodríguez y otro haciendo vías férreas y puertos, el señor Alvarez Cascos en Fomento, pero sin relevancia política).

Esperemos equivocarnos, pero ya decíamos hace meses, tras la salida de Pearson del Grupo Recoletos (La OPA de Recoletos moviliza a los pequeños accionistas.), que podría otearse a lo lejos, el inicio de una nueva guerra mediática. Confiemos en que solo sean cosas nuestras y que el Gobierno solo este actuando con “Buena Voluntad”.

Saludos a todos.