MONSEÑOR BLAZQUEZ.

Parece que la posibilidad de emular a monseñor Tarancon se le acabo esta mañana al señor Rouco Varela, sorpresivamente para nosotros y otros tanto (esta mañana en La mirada critica le daban bastantes posibilidades de salir reelegido). El anterior presidente retiro su candidatura al obtener un voto menos de los necesarios para su triunfo como nos señala el ABC .

Según podemos ver en El Mundo , además de ser un teólogo prestigioso y respetado por su formación, ha recibido el apoyo de los “disidentes” con respecto a la línea del anterior presidente, además de ser una persona bien vista desde los sectores nacionalistas vascos (no olvidemos que el PNV aunque oficialmente haya dejado de ser un partido confesional, es tan católico como lo pueda ser el PP).

Pensamos que este hombre, el cual fue “ridiculizado” por un antiguo sacerdote, don Xabier Arzalluz, acabo siendo bien visto por esos mismos que se burlaban de él por ser abulense. Quizás sin implicarse tanto como otros obispos, como los señores Setién y Uriarte, se gano el respeto de sectores nacionalistas, en una provincias donde es aun mas fuerte el “conmigo o contra mi”. Por tanto, se le ha elegido como un hombre de consenso, dialogante y que como dice Juan Varela en Periodistas 21 se ha pasado del "del dogma a la praxis".

Sin embargo puede que esto sea precisamente su pecado para otros partidos políticos y para esa parte de la Iglesia que estaban dispuestas a recrear la “querella de las investiduras” contra el actual Gobierno de la Nación beneficiando a un partido político concreto (PP). Quizás desde ciertos foros se diga que no es admisible que una persona tibia con los nacionalistas sea quien controle a la Iglesia, o planteamientos similares. Suponemos que recibirá un castigo mediático en cuanto diga algo que se aleje lo mas mínimo de la línea de acción de la actual presidencia. Suponemos que todos aquellos que legitimaban a la Iglesia como una institución critica e independiente con respecto al actual Gobierno, cambiaran de postura, denunciando las injerencias de la Iglesia en el mismo momento que dejen de apoyar sus postulados y viceversa, es decir que si la nueva presidencia no critica al actual gobierno, alabaran su independencia, etc. Nosotros seguiremos en la línea de critica cuando sea menester y de halago escaso, que para eso todos tienen sus medios.

Otra vertiente interesante desde nuestra modesta opinión y que nos gustaría que alguien nos pudiera explicar, es si la COPE podrá variar sus planteamientos y la línea editorial de ciertos programas. Suponemos que la nueva cúpula eclesiástica, institución muy poco comprensiva con quienes se muestran “disidentes” en su interior, no aceptara de buen grado, que empleados suyos de todos conocidos, puedan ridiculizar al nuevo presidente por no ser enemigo de los nacionalistas ni cosas por el estilo. Seria interesante. Interesante la posible actitud de la nueva dirección de la Iglesia con respecto a la COPE y sus "filipicas" contra el actual Gobierno. Si se mantiene esa línea, parecerá no coincidir con la realidad esa imagen de dialogante de monseñor Blázquez ni tampoco aparentar normalizar las relaciones Iglesia - Estado, por lo que podrían darse relevos o modificaciones en las líneas de ciertos programas, de todos conocidos. La Historia nos dirá si este obispo, será un hombre dialogante que intente defender las posiciones de la Iglesia frente al Estado respondiendo a la idea prefijada en sus apoyos o responderá con una actitud desconocida. También nos dirá, en que posición quedara la oposición eclesiástica y política frente a lo que representa este obispo y en que medida, la emisora eclesiástica mantendrá su actual rumbo, que le ha llevado a ser la segunda emisora nacional, por detrás de la SER y adelantando a una Onda Cero que perdió parte de sus emisoras con la salida de Luis del Olmo, o tendrá que “dulcificar” sus posiciones o bien darse ciertos relevos en la dirección. Lo que sí parece claro, es que aunque se enfrenten al Estado, las formas no serán las mismas, que las de Monseñor Rouco Varela. En política, las formas son muy importantes. Al menos eso habremos ganado.
Saludos a todos.