16 de Marzo, 2005


El anuncio de Berlusconi y la posible retirada de tropas.

Ayer por la noche escuchábamos al primer ministro italiano, señor Berlusconi, anunciar que a partir de septiembre comenzarían a evacuar las tropas italianas en Irak, proceso que terminaría para antes de Navidad.

Sin caer en el optimismo de Iñigo Sáenz de Ugarte no creemos que este anuncio a día de hoy, pueda ser un anuncio real de retirada ya que la ha condicionado a la capacidad de las autoridades irakies “para dotarse de estructuras de seguridad aceptables”. Es decir, que se iran siempre que los irakies puedan controlar por si mismos la situación. Como esto, realmente y salvo para los preclaros estrategas del mando norteamericano de Tampa Bay, el Pentágono y la Casa Blanca, es difícil que suceda sin fuerzas extranjeras (no olvidemos que hace unas semanas cuando Bush vino a Europa, volvió a pedir apoyo de fuerzas aliadas para controlar la situación), pensamos que no es mas que un brindis al sol, en clara clave electoral, al celebrarse elecciones regionales dentro de unas semanas. Si a esto añadimos el tiroteo donde murió un miembro de los servicios de inteligencia , que provoco la exigencia de explicaciones al embajador norteamericano, el señor Berlusconi ha vuelto a hacer uso de su oportunismo para soltar el “lastre” de su presencia en Irak contra la mayor parte de la opinión publica italiana.

Por tanto creemos que cuando comience el plazo para la repatriación de estas tropas y aunque alguna unidad pueda regresar a Italia, se mantendrá algún tipo de fuerza militar allí, para seguir formalmente con la colaboración tras las consultas electorales amparándose en que aun la autoridad iraki por sus propios medios no puede desarrollar las mínimas “estructuras de seguridad”. Como ya lo matizo ayer en su discurso y no señalo cuales deberían ser esas condiciones mínimas, siempre podrá justificar el mantener tropas.

Por tanto y salvo que el nuevo gobierno iraki tenga de verdad margen de maniobra y pueda enfrentarse de manera efectiva contra los Resistentes, Insurgentes y terroristas , no creemos que esta retirada se haga de forma efectiva y total, salvo que el señor Berlusconi haya llegado a algún tipo de acuerdo con la Casa Blanca y repliegue el contingente italiano a cambio de una aportación económica para mantener otros contingentes de fuerzas, bien norteamericanas o de terceros países. En este ultimo caso, siempre y cuando se den las condiciones actuales en Irak, pensamos que únicamente se daría un repliegue total de las fuerzas italianas. La Historia nos dirá que sucede finalmente.