La venta de armas, el idealismo y la Realpolitik.

La noticia y la justificación de nuestro Presidente del Gobierno sobre la venta de equipo militar a Venezuela como leemos en El Mundo ha generado cierta polémica, como hemos podido ver en las bitácoras de Magda Bandera , Sonia Blanco o La Huella Digital entre otras.

Sin embargo sinceramente pensamos que el señor Rodríguez Zapatero esta haciendo lo que hace cualquier gobierno que tiene la oportunidad, que es firmar todo tipo de acuerdos de venta de equipo militar a países mas débiles que el nuestro, salvo que sea para fabricar piezas concretas y que debido a un cambio de circunstancias entre los países firmantes del contrato o de las relaciones bilaterales, estos se puedan modificar, anular o crear.

Ejemplos de esto fue la suspensión de un contrato para la marina chilena a raíz de la detención del General Pinochet, “máximo garante de la democracia chilena contra el presidente Salvador Allende” (obviamente lo de Pinochet es un sarcasmo no se nos vaya a alguien alguien) durante el gobierno del señor Aznar o la suspensión de unos contratos con CASA de la USAF como represalia por la salida de nuestras tropas de Irak al poco de iniciar su labor el nuevo gobierno.

Por lo tanto siendo sinceros y teniendo en cuenta la realpolitik, si el gobierno español (sea cual sea el color de este) vende equipo militar a un país reconocido internacionalmente (sobre el referéndum contra Chávez incluso EE.UU. reconoció su validez y el triunfo de Chávez, nos guste o no su forma de gobernar) y genera trabajo en España, bienvenido sea para la economía nacional, aunque esto suene muy duro, insensible, etc. En caso que no sea España quien lo haga, lo hará la pacifista Francia, como demostró en Noviembre pasado en Costa de Marfil , o los británicos o quien sea. De esta manera, IZAR, sus trabajadores y los talleres indirectos, tendrán trabajo. Eso es la realpolitik y dejémonos de dobles raseros por un lado y otro, al menos en nuestra modesta opinión, ya que por desgracia es así como funciona el mundo.

Otra cosa es que hablemos de programas de ayuda al desarrollo de países subdesarrollados o con una mala distribuciones de la renta como puede ser el caso de Venezuela.

Pensamos que la mejor forma de apoyar a estos países no es darles créditos a fondo perdido ni obligándoles a comprar tus camiones y tus maquinas como sucede con muchos de los créditos para el desarrollo y demás tipos de créditos desde los países ricos a estos. La forma adecuada, al menos desde nuestro punto de vista, seria mandar especialistas y técnicos para que ellos mismos, puedan levantar o mejorar su infraestructura.

Por tanto, como siempre la educación sale a colación, siendo la mejor opción el fomentar programas de educación a todos los niveles en estos países siendo uno de los principales elementos desde nuestro modesto punto de vista, para el desarrollo de estos países.

Sin embargo esto lo pensamos porque somos muy ingenuos, lo tenemos que reconocer, ya que salvo proyectos muy concretos, no suele ser el caso de muchos proyectos para los países subdesarrollados o en vías de desarrollos.

Saludos a todos.