La muerte de Jose Couso.

Sin pretender parecer que tenemos ningún tipo de obsesión con ningún político o ex – presidente de gobierno, hoy hace dos años de la muerte, asesinato, homicidio, crimen de guerra, accidente, etc. de José Couso. En función de con quien se hable te dirá que fue un desafortunado accidente, que fue un acto premeditado, que fue un asesinato, que fue una acción bélica, etc.

El viernes día 4 de marzo y el el día 5 del mismo mes, ya expresamos nuestra opinión con respecto al tiroteo en el cual fue muerto el agente de inteligencia Incola Calipari y hablábamos de las diferentes actuaciones entre el gobierno de Italia y el anterior Gobierno de España, por lo que remitimos allí a quien quiera saber nuestro posicionamiento.

La familia del señor Couso, por tanto es una pagina “partidista” por motivos propios (tan tan “partidista”como lo puedan ser las victimas del terrorismo ETARRA o ISLAMISTA con todos los respetos por tanto con sus opiniones ante el dolor de la perdida de un familia, como ya lo hemos expresado en diversas ocasiones) realizo una pagina donde se describen las acciones llevadas por la familia, protestas, artículos relacionados con dicha muerte, etc.

Viendo las imágenes del tanque y que el mismo día se atacara a la sede de Al Yazira
el general Gonzalo Jar en un informe (pdf) plantea que fueran objetivos “bélicos los periodistas” por diversos motivos solo conocidos por el alto mando estadounidense.

Algunos preguntan si los periodistas tienen bulas para no ser blancos de los contendientes. Efectivamente quien esta en un campo de batalla, puede ser un objetivo de forma mas o menos consciente de los contendientes, como fue el caso de Julio A. Parrado, de Ricardo Ortega o de Juantxu Rodríguez o por las partidas que se pueden dar en un país azotado por la guerra y con vació de poder, como fue el caso de Julio Fuerte.

Pero el caso de Couso no fue ese. Estaba en un hotel, que se había declarado como el lugar de concentración de los periodistas y que deberían haber tenido en los mapas tácticos señalados las vanguardias estadounidenses como una “zona no hostil”. No fue un disparo inmediato, ante un francotirador o un observador avanzado. Fue un disparo tras varios minutos de espera y de observación y que posiblemente fue debido a que algún oficial quería “asustar” a los periodistas para que no “estorbaran”. Nosotros no culpamos a los tanquistas que dispararon. Nosotros responsabilizamos a quienes dieron la orden a la tripulación del tanque para disparar.

Desde ayer Juan Varela esta recordando la muerte de Jose Couso. Suponemos que Informativos tele 5 y Guerra eterna en Oriente Medio hoy harán algún tipo de reportaje o de recordatorio para su compañero.

Esperemos que para próximos enfrentamientos militares y acciones bélicas en ciudades, los norteamericanos actualicen sus mapas tácticos, y no vuelva a dispararse sobre ningún otro hotel lleno de periodistas, ni vuelvan destruir ninguna embajada de la Republica Popular China durante un bombardero.