22 de Abril, 2005


"La Libertad de Conciencia" por encima del Papa y el Matrimonio Homosexual.

Nos habíamos propuesto dar un periodo de tregua a la nueva jerarquía eclesiástica, pero no sentimos. Tenemos que protestar desde el mas absoluto respeto a la Iglesia como comunidad de creyentes. Sabemos que nuestros lectores podrán rebatir nuestras opiniones. Eso es bueno por cierto.

Ante la Ley del Matrimonio Homosexual que se ha aprobado en el Congreso, el cardenal Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, al decir como podemos ver en las noticias de ya.com "que lo que se está haciendo en España es la destrucción de la familia, ladrillo tras ladrillo". Independientemente de lo que pensemos del Gobierno actual, este ha sido tan legítimamente elegido por el electorado español, como lo ha sido el nuevo Papa , entre su electorado. Por tanto, no es de recibo, que la Iglesia hable de cuestiones de política interna, lo cual no quiere decir, que no pueda expresar su opinión, pero desde el respeto por otros planteamientos.

Nos hace gracia las declaraciones de Monseñor Trujillo cuando habla de la libertad de conciencia para oponerse a la nueva ley ("Y porque se trata de una ley inicua, la Iglesia llama con urgencia a la libertad de conciencia y al deber de oponerse".).

Ayer en La Estrella Digital en su edición de ayer presentaba una interesante columna de Lorenzo Contreras citando un escrito del joven sacerdote Joseph Ratzinger, que publico en 1968 y que citamos a continuación (esperamos que no nos demanden como a otros medios):
Aun por encima del Papa como expresión de lo vinculante de la autoridad eclesiástica se halla la propia conciencia, a la que hay que obedecer la primera, si fuera necesario incluso en contra de lo que diga la autoridad eclesiástica. En esta determinación del individuo, que encuentra en la conciencia la instancia suprema y última, libre en último término frente a las pretensiones de cualquier comunidad externa, incluida la Iglesia oficial, se halla a la vez el antídoto de cualquier totalitarismo en ciernes y la verdadera obediencia eclesial se zafa de cualquier tentación totalitaria, que no podría aceptar, enfrentada con su voluntad de poder, esa clase de vinculación última.” (La Estrella Digital, 21 – IV – 05).

Vemos por tanto, como la Iglesia admite que la Libertad de Conciencia esta por encima de las leyes o incluso por encima del Papa como dijo en su día el actual Papa. Esto nos lleva a realizarnos la siguiente pregunta : ¿La Iglesia solo admite la Libertad de Conciencia cuando es esta la beneficiada? Teniendo en cuenta la lucha de Juan Pablo II contra el Régimen Comunista, interpretamos que fue un defensor de la libertad humana y teniendo en cuenta su aperturismo ecuménico con otras religiones, suponemos que también de la Libertad de Conciencia.

Sin embargo, parece que nos tenemos que someter al Papa y a su corta infalibilidad (este dogma se impuso en el Concilio Vaticano I a partir de 1869 de la mano de Pio IX, ya que desde el Concilio de Constanza se vio que el papel del Papa estaba sujeta a la superioridad conciliar por la debilidad de dicha figura tras el Cisma de Occidente) cuando la Iglesia si es la perjudicada por esa libertad, que ahora tanto parecen defender algunos. Sinceramente, la Libertad de Conciencia en cualquier caso debe estar por encima de los mandatos morales y de las leyes, pero no solo cuando beneficien a un gobierno legítimamente elegido o cuando benefician a las posiciones de la Iglesia. Este olvido es tan criticable se este en la oposición o se defienda cuando tus posiciones son atacadas.

Es verdad que hay mucha gente que esta criticando la Ley, no tanto por el establecimiento de una igualdad jurídica, como por cuestiones semánticas y en el espinoso tema de la adopción de niños. Pero también hay mucha gente que no son homosexuales y que si están de acuerdo con esta ley y no están de acuerdo con muchos mensajes de la cúpula eclesiástica.

Suponemos que será por la Libertad de Conciencia, que parafraseando al "joven" Ratzinger se debe ser “libre en último término frente a las pretensiones de cualquier comunidad externa, incluida la Iglesia oficial, (donde)se halla a la vez el antídoto de cualquier totalitarismo” (los paréntesis son nuestros) nos debe servir para discernir cuando una ley o una posición ideológica o religiosa es correcta o no.

Quizás el gobierno se ha precipitado queriendo, sin negar como dice nuestro amigo Luis Amezaga , la necesidad de “hacer justicia social a las parejas homosexuales” (por cierto, muy bueno su articulo sobre el nuevo Papa) estar a la cabeza de Europa en ciertos asuntos “electoralistas” y olvidándose en otros tantos, donde se deberían preocupar mucho mas, ya que estamos en la cola de Europa, como se vio en el ultimo informe PISA. Puede por tanto que el Gobierno haya actuado con precipitación ya que hay necesidades mucho mas importantes en nuestra modesta opinión. También se puede evitar la homofobia o la violencia de genero e infantil (no solo se maltratan y se matan a las mujeres como por desgracia hemos visto no hace mucho) , con una educación lo mejor y mas amplia y critica posible, para que no se marginen a los niños “amanerados” llamándoles “maricones” y demás lindezas o humillándoles incluso físicamente. Pero eso no debe de interesar al Gobierno.

Pero a pesar de lo dicho, es el gobierno que ha sido elegido por los españoles, siendo por tanto, aunque en ocasiones sinceramente no lo parezca en nuestra modesta opinión, el gobierno de todos los Españoles. Por esta razón, la Iglesia no tiene porque inmiscuirse en cuestiones de política interna ( "Las cuestiones internas de un país, el Mensaje del Papa y la Guerra"; "La Iglesia ante el Poder Temporal" ; "La Iglesia, los preservativos y la evangelizacion social" ; "La Iglesia y las mayorias" ; "La Religiosidad y la Esfera Publica" ; "La Iglesia pierde el primer pulso" )donde además la Libertad de Conciencia debe de estar por encima, como demostró, la tantas veces criticada por nosotros, doña Celia Villalobos.

Si la Iglesia quiere hacer política, que forme un partido democratacristiano. Mientras tanto, que deje la libertad de conciencia para los ciudadanos, que somos mayores para saber lo que es correcto e incorrecto y denunciarlo, sea el gobierno quien lo haga o la Iglesia.

Saludos a todos.



posdata: Os ponemos el email de la Ministra de Kultura, para que si os animáis, mandéis un email (informa.admini@sgt.mcu.es) para mostrar vuestra justa indignación ante el deseo de la Ministra para gravar el ADSL y asi incrementar la brecha digital en España..