26 de Abril, 2005


La supuesta Hombria de algunos y la verdadera coherencia.

El pasado viernes , hablábamos de la Libertad de Conciencia defendida por Ratzinger en 1968 y como esta debe estar por encima de cualquier comunidad externa que nos intente condicionar, para que así no se someta a ningún Totalitarismo. Hoy en El Mundo podemos ver como "El alcalde de Ávila elogia la 'hombría' del regidor 'popular' de Valladolid por no casar a gays" .

Tenemos que reconocer que el alcalde de Valladolid es un hombre valiente, por decir que no casara a homosexuales por cuestiones de conciencia. Ahora solo esperamos que el señor alcalde, además de valiente, sea coherente y dimita de todos sus cargos públicos, puesto que no esta cumpliendo su labor como cargo electo, que es acatar por un lado lo que dice la Ley, según marca nuestra Constitución y esta marginando a parte de la ciudadanía, que como alcalde de Valladolid, representa a todos, sean socialistas o populares, sean católicos o agnósticos, sean heterosexuales u homosexuales. Suponemos que será el alcalde de todos los vallisoletanos, ya que como nadie sabe quien vota a quien, el esta para servir a quienes le han votado y si nos apuráis estimados lectores, a quienes no, para ganarse su confianza y apoyo.

Que sepamos, España, es un “Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político ( constitución Española, articulo1, punto1). La Soberanía Nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado (Constitución Española, articulo1, punto 2.) Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico” (Constitución Española, articulo 9, punto 1). Por tanto, si desde el PP se pide que se respete la Constitución, que no se vulnere ni se busquen formulas que rompan el modelo de convivencia, etc. también tendremos que cumplir a rajatabla el ordenamiento constitucional, ya que de otro modo, se actúa contra la Magna Carta, garante de la convivencia en uno de los periodos de estabilidad mas largos de los dos últimos siglos.

Si la conciencia de ciertos alcaldes del PP les lleva a no admitir o celebrar estas bodas, lo honesto es que dimitan, ya que ellos como servidores públicos, deben cumplir y hacer cumplir las Leyes, nos gusten o no, sobre todo a quienes si tenemos que sufrir las leyes que no nos gustan y no podemos alegar razones de conciencia. Es muy bonito decir soy católico para no casar homosexuales pero sigo en mi cargo cobrando de los impuestos de homosexuales, católicos, heterosexuales y agnósticos, que religiosamente tenemos que cumplir con las administraciones.

Seamos coherentes y abandonen sus cargos si tanto peso tiene su conciencia en su vida. Si son coherentes, se merecerán todo nuestro respeto y demostraran como la Conciencia y los Valores no han sido relativizados por un coche oficial, sueldos, dietas y demás privilegios y cargas que implica ser el representante de la población de una ciudad.

Si ustedes no dimiten por conciencia y se niegan a cumplir la Ley, tendrán que ser apartados de sus cargos, no sabemos exactamente que sobre la base de que cargos, pero no podrán seguir siendo funcionarios electos por y para la ciudadanía. Como dice el refranero “no se puede estar en misa y repicando”. No puedes acatar las leyes que te interesan y las que por conciencia o interés partidista no te convenga rechazarlas y seguir en el cargo.

Si el PP no llama al orden a sus políticos, no podrá seguir declarando su fidelidad por la Constitución cuando alcaldes de su partido se saltan las decisiones aprobadas por el Pueblo Español, a través de la Soberanía Nacional, de la que emanan todos los poderes del Estado, incluidos los alcaldes. Eso si es respetar y defender la Constitución, puesto que esto es una vulneración de las normas que nos han asegurado la convivencia donde todos pueden estar. No se puede criticar a otros por menoscabar la Constitución, cuando gente del propio partido lo están haciendo. Esperemos que todos sean coherentes en todos los sentidos. Dimitir por tus creencias, estén o no de acuerdo contigo es honorable y valiente por las perdidas que pueden implicar. Cualquier otra acción, nos dará la talla y la catadura moral de cada uno, ya que has relativizado, como condenaba el futuro Benedicto XVI tus valores y creencias por cuestiones materiales.

"La Religiosidad y la Esfera Publica"

Saludos a todos.

Enlace interesante sobre la religiosidad y la esfera publica:




posdata: Os ponemos el email de la Ministra de Kultura, para que si os animáis, mandéis un email (informa.admini@sgt.mcu.es) para mostrar vuestra justa indignación por su intención de gravar el ADSL y acrecentar la brecha digital en España.