21 de Julio, 2005


La violencia nunca se debe admitir y menos en sede parlamentaria.

Ayer sucedió un desafortunado incidente en el Congreso de los Diputados a la salida de la Diputación Permanente como podemos ver en ElMundo.es y en ElPais.es, que como todos sabeis, tienen una línea editorial muy afín. En otro medioparece que es una conspiración de PRISA para atacar al PP.

Independientemente de lo que tengan que defender cada uno en función de sus intereses, debemos convenir que el Congreso no es un circo ni en el se deben dar ningún tipo de acción mas propia de peleas de taberna de puertos que de representantes de la ciudadanía española. El señor Hernando ha reconocido que estaba acalorado porque era amigo una de las victimas del incendio de Guadalajara y el señor Rubalcaba, conocido por todos, le provoco.

Si vamos por la calle y nos mencionen a una persona fallecida y le intentamos agredir, cuanto menos nuestra actitud será reprochable, pudiendo ser incluso algún tipo de delito. Si esto lo hace una persona que ha sido elegida por parte de la ciudadanía española para que la represente, es aun mas reprobable. Nos da igual las circunstancias de este señor. Si estaba afectado por lo sucedido, quizás no tendría que haber ido porque no podría actuar de forma racional y civilizada, ya que un intento de agresión en ningún modo es propio de personas que conservar su capacidad de raciocinio.

Podemos citar algunas citas de personajes como Mahatma Gandhi el cual dijo que “La violencia es miedo de las ideas de los demás y poca fe en las propias” o por ejemplo Isaac Asimov que dijo que “La violencia es el último recurso del incompetente.” Este hombre, aun con sus circunstancias personales, las cuales no ponemos en duda, demostró que no estaba preparado para asistir a una dura reunión donde saldría el tema, porque en cuanto intento agredir a alguien, perdió todas las razones que podía tener.

Como se nos critico cuando denunciábamos el intento de agresión del señor Moa, nada puede justificar un intento de agresión ni por tanto el recurso a la violencia, sean cuales sean las circunstancias, mas aun, cuando este señor representa a un partido con diez millones de votos, además de a todos aquellos quienes le votaron. Suponemos que el PP debería llamar al orden a este señor, aunque solo sea para evitar que desde la oposición se denuncia las actitudes del PP.

Por otro lado, si la justificación del señor Hernando era que conocía a una de las victimas y que el señor Rubalcaba le acuso de estar fingiendo su dolor, suponemos que tanto o mas dolor sentían los familiares de las victimas del Yak – 42 que increparon en sede parlamentaria al señor Trillo, como condenamos en su momento. Suponemos que si el dolor por una muerte justifica intentos de agresión porque debemos ser comprensivos ante el fallecimiento, deberemos aplicar esto a los familiares del Yak – 42.

Pero es que si en algún lugar la violencia de cualquier tipo debe ser inaceptable, es precisamente en sede parlamentaria, porque allí acuden los representantes de todos los españoles a resolver nuestros problemas (teóricamente) y a representarnos en nuestro nombre, porque no seria posible que todos fuéramos al Congreso y menos aun, que ante una actitud cuestionable del de enfrente, le intentáramos agredir, como hizo ayer, el señor Hernando.

Para que nos des este ejemplo, quizás mejor que no tengamos representantes y que cada uno resuelva sus problemas de forma mas o menos dialogada y de no ser así, agrediendo a quien nos mire mal, nos acuse de algo, etc. en definitiva, que apliquemos la “ley de la selva”. Al menos nos ahorraríamos sus sueldos, mas aun cuando muchas veces ni aparecen para votar las leyes propuestas por sus partidos. Pensamos que si el señor Hernando ayer no hubiera acudido por sus circunstancias personales, no se hubiera notado mucho su ausencia.

En una sociedad civilizada, la violencia no es admisible de ninguna forma y menos si quien la ha intentado ejercer, es un representante de la ciudadanía ante una provocación de un miembro de la oposición. Menos lo es en sede parlamentaria, donde la violencia debería estar terminantemente prohibida.

Esperemos que desde el PP, además de exigir excusas al señor Rubalcaba por su provocación, castiguen públicamente a un diputado, que no es capaz de separar su esfera privada de su papel de representante ciudadano y que ha dado un ejemplo de actitud denunciable en una sociedad civilizada, porque si justificamos la violencia por las circunstancias de este señor, estamos justificando que un marido golpee a su mujer tras una discusión o que tras un leve accidente de coche uno de los conductores intente agredir al otro porque le considera responsable, etc. Los ejemplos son innumerables.

Esperemos que este señor, se disculpe públicamente y que desde el PP reprueben esta actitud impropia de un representante ciudadano. De no hacerlo, no será la mejor manera ni de criticar las actitudes de otros, ni de presentarse como un partido serio y de alternativa y si un partido que acoge a personas que pierden los nervios y pueden llegar a resultar violentos. No nos gustaría tener ningún día a este señor como Ministro de nada, porque con indignación y sin autocontrol no se puede actuar en ningún aspecto de la vida y menos para tomar decisiones importantes.

NO a la LOE



Saludos a todos.


posdata: Os ponemos el email de la Ministra de Kultura, para que si os animáis, mandéis un mensaje (informa.admini@sgt.mcu.es) para mostrar vuestra justa indignación por su intención de gravar el ADSL y acrecentar la brecha digital en España y para darle las gracias por esta "defensa" tan buena de la lectura.

Ayúdanos a salvar la filosofía. No al anteproyecto por su olvido de la filosofía como asignatura