Inadmisible en una democracia.

En ciertas ocasiones hemos declarado nuestro respeto por quienes luciendo un uniforme trabajan para que todos los ciudadanos podamos estar seguros en nuestras casas o cuando realizamos algún desplazamiento. Por este mismo respeto, mas indignante e inmoral nos pareció la actitud del señor Trillo y por extensión del resto del Gobierno Aznar por el accidente del Yak - 42.

También debemos señalar, que por donde han pasado nuestras fuerzas armadas en misiones internacionales , han contado con la simpatía y el respeto de la población a la que asistían y con el respeto de muchos españoles, con la excepción tal vez de la Guerra de Irak, que veíamos como nuestro ejercito había dejado de ser un elemento de inestabilidad política y se había convertido en una institución democrática y que podía llevar a cabo misiones internacionales, a pesar de la precariedad de medios en muchos casos. Mientras que cascos azules de múltiples países eran acusados de cometer violaciones o de estar implicados en la trata de blancas o en el mercado negro, eso no ha sucedido con los contingentes internaciones de nuestras tropas, al menos que nosotros sepamos.

Por este mismo respeto a las personas que trabajan para nuestra seguridad, tenemos que señalar que es inadmisible lo que se esta denunciando que sucedió en los últimos días en Roquetas del Mar, donde a un ciudadano, posiblemente fue muerto por una serie de miembros de la Guardia Civil tras ser brutalmente agredido.

Si se confirman los hechos, sera inadmisible que un oficial que supuestamente debe de tener y actuar con un código de honor y que debe respetar la ley, sea el responsable de que una persona que fue a denunciar un accidente de trafico, haya acabado muerto. Aunque la versión oficial dice que se puso agresivo, esto no justifica un caso de notable exceso de fuerza. Cualquiera de nosotros también se hubiera puesto agresivo si tras un accidente de trafico se te pide que hagas la prueba de alcoholemia, mas aun cuando en esas circunstancias cualquiera estaría nervioso.

Sin embargo, todo parece indicar que fue brutalmente agredido incluso con armas no reglamentarias por la Guardia Civil causándole la muerte. En Noticias 3 se ha dicho que el oficia en cuestión no era la primera vez que tenia este tipo de actuaciones de exceso de violencia e incluso de practicar torturas a detenidos, lo cual es inadmisible en cualquier democracia.

Precisamente por el respeto y admiración en muchos casos que se han ganado entre la ciudadanía en los últimos años, debemos denunciar cualquier manzana podrida que haya entre los cuerpos de seguridad del estado. Independientemente de que sean o no, expedientados o que sean o no condenados si hay causa para un juicio, se ha demostrado que estas personas no pueden estar dentro de la Guardia Civil, porque nos recuerdan mas a las practicas de tiempos no muy pasados por desgracia y que son impropias en cualquier caso y circunstancia y menos cuando la víctima fue a denunciar una cosa.

Esperemos que la investigación se realice de la forma mas profesional posible, sin corporativismo, ni intentándose tapar ningún dato y que se tomen todas las medidas necesarias. No creemos que estas personas sean las mas adecuadas para proteger a nadie ni que hayan actuado como se debe exigir a quienes nos deben proteger. Mas bien han actuado como posibles delincuentes que se han ensañado con una persona a la que tenían que haber protegido.