Lo que nos jugamos en la reunion.

Como todos vosotros sabéis, ayer se celebro una reunión entre miembros del PSE - PSOE y de Batasuna. Que representantes de dos partidos políticos se reunieran, en principio no deberían ser demasiado extraño. Sin embargo, Batasuna es un partido ilegalizado por su apoyo a la banda terrorista ETA, cuando no como parte del mismo entramado de ETA, como aparecen recogidos en diversas instancias tanto nacionales como internacionales.

Incluso podemos admitir incluso que algún partido político defienda la independencia de una parte de España, todo el mundo tiene derecho a equivocarse, siempre y cuando no se de ninguna situación de violencia y siempre desde el marco de la legalidad vigente aceptada por todos los protagonistas del proceso.

Por otro lado, no se esta cumpliendo a día de hoy, salvo que no se quiera hacer publico dichas informaciones, el  programa que presento el señor Rodríguez Zapatero en la famosa petición de mayo del 2005, en la cual, no se hablaría de nada con los terroristas hasta que no se confirmase la intención inequívoca de ETA de abandonar las armas. Sin embargo aun ni se ha confirmado, por mucho que se quiera decir que si, la inequívoca intención de ETA de abandonar definitivamente la lucha armada, ni se ha mantenido que no se hablaría con Batasuna hasta que fuera un partido legal y los miembros de Batasuna, saben que es lo necesario para que eso suceda, es decir, la condena de la violencia y que se desmarque de ETA. No olvidemos que hay partidos, como Aralar que están muy cercanos a los planteamientos de Batasuna, pero que se han desmarcado de la violencia para obtener cualquier rédito político.

Sin embargo, parece que es ETA quien esta marcando los ritmos de la “negociación”, cuando el “tempos del partido” debería ser marcado por el Gobierno. Si revisamos las ultimas declaraciones de ETA y de personas cercanas a esta, parece que es ETA, al menos en nuestra modesta opinión, quien esta marcando todo el ritmo de juego, de tal manera que es el gobierno quien debe reaccionar a las peticiones de ETA y no a la inversa, mas aun en un momento en el que ETA esta agotada y posiblemente en una situación de debilidad nunca vista hasta ahora.

La entrevista de ayer en vez de mostrarnos a un Estado y a un Gobierno fuerte, que se sienta a la mesa con los terroristas para decir donde y cuando se van entregar y una vez que pase esto, plantear quizás algo de generosidad, nos ha mostrado a un partido político que se sienta en el mismo nivel que los terroristas y los asesinos, reaccionando a sus peticiones.

Es cierto que el Gobierno Aznar mantuvo contactos, si se es afín al PP o negocio, si se es del PSOE y que el señor Aznar llamo a los terroristas Movimiento Nacional de Liberación Vasco. Pero también es cierto, que una vez que se sentó, se rompieron los acuerdos cuando se vio que no se podía llegar a un acuerdo con los terroristas. Además de esto,  las Fuerzas de Seguridad del Estado siguieron presionando a ETA y a su entorno. Sin embargo, en estos momentos parece que se quiere hacer un paréntesis mientras se negocia, como si fuera un armisticio, lo cual se puede establecer entre los ejércitos de dos estados siendo una figura jurídica y militar.

El problema es que ETA no es un estado ni es un ejercito, por muchos que ellos usen la retórica militar. Son simples terroristas que asesinan, secuestras y extorsionan y por tanto no se puede establecer este pseudo armisticio que parece que es lo que piden algunos, conculcando la independencia de los tres poderes de una democracia. Es esto lo que parece que ayer se estaba dilucidando. Que sea el Estado, a través de un Gobierno que vive en la ensoñación de la mayoría absoluta, cuando no la tiene, dependiendo del apoyo de todos los partidos del arco parlamentario, salvo curiosamente, del mas importante y única alternativa real de Gobierno. Este partido solo, tiene mas importancia que todos los partidos que apoyan al PSOE.

Es cierto lo que dijo el señor Duran i Lleida, de que el “Gobierno tiene derecho a equivocarse”. Todos los gobiernos, incluso el del señor Aznar que parece que no quiere admitir sus errores, se pueden equivocar. El problema es que además de equivocarse, se pueda engañar al Gobierno y en ese punto, no es un fracaso del Gobierno. Será un fracaso de toda los ciudadanos españoles, porque seremos nosotros los que tendremos que pechar con las consecuencias. El gran pecado de los GAL fue la “legitimación” de los asesinos que recibieron por la “guerra sucia” socialista, ya que se presentaron tanto entre sus bases sociales como ante países de nuestro entorno y personajes ingenuos, como victimas del represor “estado español” que seguía “asesinando a los patriotas vascos como en época de Franco”. Si este Gobierno fracasa, ETA se habrá vuelto a “legitimar” durante otra generación mas. Otra generación mas de asesinatos y de muertes.

Eso y la debilidad interior de la democracia española, es lo que se comenzó a jugar ayer, al menos públicamente.

Saludos y Buena Suerte.