Reediciones


18 de Junio de 1815, Belgica. La batalla de Waterloo

Aprovechando que el proximo domingo 18 se celebra el 191 aniversario de la Batalla de Waterloo y con la falta de tiempo debido a estas fechas, traemos este, esperamos, que interesante articulo sobre la ultima batalla de Napoleon Bonaparte. Curiosamente el articulo original se publico a raiz del fracaso del Consejo de Europa de Bruselas. Veremos este 18 de junio quien sera el Napoleon y el Wellington catalan respectivamente. Esperamos que os guste el articulo.

"Quizás si ayer no llega a fracasar el Consejo de Europa de Bruselas y el diario francés Liberation.fr no hubiera hablado del "waterloo" de la Unión Europea mucha gente ni se acordaría que hoy, día 18 de junio, se conmemora el 190 aniversario de la celebre batalla de waterloo . Esta mañana en nuestra bitácora hermana ya planteábamos la exageración de dicha comparación a nuestro modesto entender.

Esta batalla, marco el final del emperador Napoleón Bonaparte, tras el sueño del Imperio de los Cien días.

El vencedor de Napoleón, fue el general británico Arthur Wellesley, aunque este personaje es mas conocido como duque de Wellington, el cual había batido en varias batallas a las fuerzas napoleónicas en la Península Ibérica, pero que nunca se había enfrentado al Emperador. Vemos por tanto, como se enfrentaron los dos mejores generales de la época, siendo esta batalla en palabras de Lord Arthur "una batalla de gigantes".

Napoleón, que tras volver de la Isla de Elba y recuperar el "imperio" en febrero de 1815, volvió a enfrentarse a las fuerzas de sus enemigos y decidió avanzar hacia Bélgica en junio de ese año, con unas fuerzas de unos 124.000 hombres y 400 cañones, frente a los 80.000 hombres y 200 cañones de los angloaliados de Wellington y los mas de120.000 (300 cañones) de los prusianos al mando del mariscal Blucher.

Napoleón antes esta amenaza combinada, realizo uno de sus principios teóricos, que consistía en la concentración de fuerzas en un punto y un momento determinado, venciendo en la Batalla de Lygni a parte del ejercito prusiano (unos 80.000 hombres) y decidiendo perseguirles el mariscal Grouchy con unos 40.000 soldados. Aquí el Emperador cometió el error de dividir sus fuerzas, mas aun cuando se enfrentaba a un enemigo que de unirse, le superaba en tropas y cañones, mas aun teniendo en cuenta la importancia que Napoleón concedía a la artillería como elemento decisorio de las batallas.

Tras vencer a los prusianos, decidió acabar con los angloaliados, mas aun, cuando subestimaba a la infantería británica, pese a las advertencias de sus veteranos "peninsulares". Napoleón también peco de exceso de confianza, cuando se negó a las peticiones del mariscal Ney, el cual solicito el regreso del contingente al mando de Grouchi para reforzarse ante las tropas al mando de Wellington.

Las tropas de Napoleón en waterloo estaban en torno a 72.000 soldados frente al contingente multinacional de lord Arthur compuesto por unos 67.6000 ( británicos, belgas, holandeses, y diversos contingentes germanos, algunos de ellos poco fiables políticamente). Aproximadamente un tercio de las tropas eran ingleses, y de estos, unos 12.000 veteranos del teatro de operaciones peninsular. La superioridad francesa en artillería también era importante ( 246 frente a 156). A esto tenemos que añadir que posiblemente el factor de calidad de las tropas en el bando imperial también era favorable al "Gran Corso" (conocido de forma despectiva como "el petit cabron").

Sin embargo y a pesar de la desventaja numérica e incluso en la calidad de las tropas, el factor mando fue fundamental en el caso de los aliados. Wellington siempre mostró una gran capacidad táctica, además de elegir sabiamente el terreno y de imponer una férrea disciplina en sus tropas, que teniendo en cuenta la forma de combatir en estas guerras, era algo fundamental para mantener la cohesión y el espíritu de grupo de las tropas combatientes.

El Duque eligió perfectamente el lugar donde quería presentar batalla al Corso. La batalla tuvo lugar en un campo de unos diez kilómetros cuadrados, siendo el escenario mas pequeño de todos en los que había participado Napoleón, con un frente de batalla de unos 5 kilómetros de extensión, siendo únicamente mayor que al frente presentado en la Batalla de las Pirámides. A este pequeño tamaño, debemos señalar la "mentira" de los mapas. En los planos que uso Napoleón y su estado mayor, aparecía como un terreno lleno, pero que sin embargo, presentaba una serie de accidentes topográficos, como desniveles, quebradas, montículos, que fueron determinantes en el desarrollo de la batalla, al poder ocultar movimientos de tropas, ralentizar el avance de las tropas o servir de "desenfilada" ante los bombardeos enemigos. Wellington aprovechándose de estos accidentes y de la presencia de aldeas, el bosque de Paris y las granjas que además fueron "fortificadas" de Hougoumont y de La Haie, desplegó sus tropas a la espera de los ataques de las tropas francesas. No debemos olvidar, que Wellington era un gran general "defensivo" ya que basaba todas sus operaciones a partir de una férreas estructuras defensivas y arriesgando lo mínimo.

El plan de Napoleón básicamente era lanzar un ataque de distracción sobre la granja de Hougoumont en el flanco derecho aliado, sin saber que era lo que le interesaba a Wellington, que estaba esperando los refuerzos prusianos tras burlar al perseguidor Grouchy. Tras tomar esta posición, toda la artillería francesa debería machacar el centro y tras esto, lanzar sus tropas contra estas líneas desechas.

Por contra, el plan ingles consistía en forzar el ataque de Napoleón hacia Hougoumont, para distraer la atención del Emperador de su frente derecho, que seria sobrepasado por las tropas de Blucher.

Sin saber Napoleón de esta llegada de tropas y teniendo en cuenta la tormenta de la noche anterior, que convirtió el campo de batalla en un cenagal, decidió esperar a que secase el suelo. Por esta razón, hasta el mediodía no se inicio el ataque, que tuvo como objetivo la posición de Hougoumont aunque fracasaron todos los ataques contra este lugar, "picando el anzuelo lanzado por Wellington", en vez de haber replanteado su planteamiento de la batalla.

Sin haberse logrado el éxito estratégico de Hougoumont, la artillería de Napoleón comenzó a batir el centro del dispositivo aliado. No debemos olvidar, que uno de los "avances de Napoleón en el arte de la Guerra" fue la masiva utilización de la artillería como fase previa y de "ablandamiento" de las líneas enemigas, para lanzar a la infantería contra el enemigo para ganar el terreno y la posterior persecución por la caballería de las tropas que huían.

Cuando el "trueno del Dios de la Guerra" se inicio, el centro aliado se puso en "desenfilada" al otro lado de estos accidentes orograficos, que no aparecían en los mapas, pero que fueron muy importantes. De esta manera, se protegieron estas tropas de la artillería francesa, por lo que apenas sufrieron bajas y se mantuvieron cohesionadas para repeler los próximos ataques "imperiales".

En este momento sin tomarse Hougoumont en el flanco derecho francés y por tanto sin poder flanquear al centro ingles, y sin que la artillería desgastara realmente al grueso de las tropas de Wellington, aparecieron las primeras tropas prusianas, al mando del conde Von Bulow por el flanco derecho, que no estaba preparado para aguantar el embate de 30.000 nuevos soldados.

En este momento, Napoleón, en vez de haberse intentado replegar poco a poco buscando un futuro enfrentamiento, decidió continuar con el ataque contra los aliados, mandando mensajes a Grouchy para que regresase lo mas rápido posible y lanzo sus reservas para contrarrestar la aparición de las tropas de Von Vulgo, quedándose en este momento sin tropas de reserva, que hubieran podido reforzar o sustituir a las tropas empeñadas en el asalto contra los aliados o permitir explotar el derrumbe de algún sector.

Sin embargo, Napoleón continuo presionando la línea enemiga, con la esperanza de vencer a los aliados y responder inmediatamente ante la amenaza prusiana. La esperanza de que la artillería hubiera destrozada el centro aliado, se rompió ya que en cuanto la artillería dejo de disparar, la infantería aliada se posiciono de dos en fondo sobre la loma y comenzaron a disparar a gusto contra los cuadros franceses, que no tenían por la disposición en columna la misma potencia de fuego que los fusileros aliados. Sin embargo a pesar de esto, los 16.000 soldados al mando del conde D´Erlon, estuvieron a punto de coronar y de expulsar al enemigo de sus posiciones. Sin embargo la aparición de tropas de caballería que aparecieron de repente subiendo las lomas ocultas por detrás de sus infantes, hizo que la infantería francesa se desorganizara y se replegara. En este momento, el centro aliado se mantuvo. Entre los ajedrecistas hay un dicho por el cual, cuando las blancas pierden la iniciativa, suelen perder las partidas. Napoleón acababa de perder la iniciativa.

La carga de caballería inglesa continuo avanzando llegando hasta las posiciones de la artillería, casi como sucedió en la ultima carga francesa en Rocroi siglo y medio antes. Sin embargo, fueron rechazados dándose entre la caballería aproximadamente el 50% de las victimas aliadas.

En este momento, Wellington decidió que tenia que reforzar su centro con tropas de refuerza (no debemos olvidar que Napoleón ya las había empeñado al poco de iniciarse la batalla).

El mariscal Ney intento reagrupar la infantería de D´Erlon y tras una furiosa resistencia, tomo la segunda de las granjas, que actuaron como puntos fuertes aliados, la de La Haie. Además mantuvo la presión de la caballería frente a las fuerzas inglesas, que se agruparon en cuadros y que rechazaron a las fuerzas de caballería al no contar con el apoyo de la infantería que desgastara a estos muros de bayonetas. A las 17:50 horas, la actividad francesa se interrumpió en el ala derecha aliada. Si esto sucedió en la derecha inglesa, en la francesa la cosa era muy diferente ya que la amenaza de Von Bulow, que comenzaron a aparecer hacia las 13:00 horas, ahora presionaron sobre las reservas que intentaron bloquear esta amenaza.

Como ya hemos dicho, finalmente la segunda granja fue capturada por las tropas de Ney, pero no pudo aprovecharse de este éxito al no tener mas reservas.

A las 19:30 horas fue el ultimo intento de romper las líneas enemigas por las tropas de Napoleón ya que lanzo a la Guardia Imperial contra las posiciones inglesas de nuevo. Wellington reacciono con la colocación de una batería para frenar este avance. Pero si el primer ataque al centro aun contando con una gran preparación artillería fracaso, ahora sin este fuego de preparación, sin caballería y siendo menores en numero que las tropas aliadas estaba condenado al fracaso, ya que volvió a recibir la mayor potencia de fuego de los defensores, que incluso sus alas intentaron flanquear a los atacantes para mejor concentrar el fuego.

La otrora "invicta" Guardia Imperial, comenzó a huir, siendo el momento en el cual Wellington ordeno un avance general en toda la línea y obligo a combatir a las ultimas reservas de Napoleón, que no lograron frenar este avance. La batalla estaba ganada ya. Napoleón huyo pasadas las ocho de la tarde. Era su final.

Como conclusión a este largo texto, debemos señalar que Napoleón cometió una serie de errores imperdonables, como fue el fiarse demasiado de los planos y no observar realmente el terreno, que fue importantísimo, el separar las tropas de Grouchy, la infravaloración de las tropas de Wellington o el seguir el desarrollo de la Batalla desde su puesto de mando sin apenas desplazarse y fiándose de los informes de sus subordinados. Frente a este estatismo de Napoleón, Wellington estuvo en todo momento desplazándose por todo el frente, viendo por el mismo las evoluciones de las distintas acciones de sus tropas además de influir en la moral de sus hombres. Vemos por tanto, como la conducción de la batalla fue pésima por parte de Napoleón y como sin embargo la de Wellington fue de gran altura.

BIBLIOGRAFÍA:

FLETCHER, Ch.: Napoleonic Wars: Wellington´s army, Londres, Brasseys, 2000.

GALLO, M.: Napoleon, Barcelona, Planeta, 2001.

MALRAUX, A.: La vida de Napoleón, Buenos Aires, Edhasa, 1993.

ROBERTS, A.: Napoleón y Wellington, Granada, Almed, 2003.

ROBERTS, A.: Wellington frente a Napoleón. waterloo, La aventura de la Historia, 52, 2003, pp. 62 – 69.

VV.AA.: Wellington´s Belgium allies, 1815, Londres, Osprey."

Articulo original publicado en La Torre Atalaya (18 - 06 - 05)


NO a la LOE

Saludos y Buena Suerte.


posdata: Os ponemos el email de la Ministra de Kultura, para que si os animáis, mandéis un mensaje (informa.admini@sgt.mcu.es) para mostrar vuestra justa indignación por su intención de gravar el ADSL y acrecentar la brecha digital en España y para darle las gracias por esta "defensa" tan buena de la lectura.

Ayúdanos a salvar la filosofía. No al anteproyecto por su olvido de la filosofía como asignatura


Magdeburgo 1631 y la conjugacion de un nuevo verbo.

Nuevamente os traemos un articulo interesante de nuestra bitacora hermanaLa Torre Atalaya. Ademas de por el posible interes de dicho articulo, debemos reconocer que lo reeditamos debido a la premura de tiempo del que disponemos, teniendo en cuenta que en dos semanas tenemos nuestro Dia D por las oposiciones, junto con las evaluaciones de mis alumnos, ultimos repasos, etc. Tampoco estamos en condiciones en estos momentos de seguir la actualidad politica y social, que darian para varios articulos, ni tenemos fuerzas de espiritu y fisicas para analizar y criticar lo sucedio en las ultimas jornadas. A partir de mediados o finales de Julio esperamos volver a una frecuencia de edicion mas normal con nuevas secciones y proyectos.

Tras las anteriores disculpas, os dejamos el siguiente articulo, de contenido historico, acerca de la destruccion y la barbarie de la guerra. Esperamos que os resulte interesante.

"En la segunda guerra mundial, uno de los principales jerarcas nazis, tras ser arrasada la ciudad de Coventry (agosto de 1940), en una muestra de humor negro, anuncio que habían inventado un verbo nuevo, Coventrizar, al referirse a la destrucción de una ciudad. Al finalizar la guerra, uno de los responsables de la campaña de bombarderos indiscriminados sobre Alemania, devolvió la “humorada” diciendo que ellos habían conjugado Dresdenizar tras ser arrasada Dresde.

La costumbre de denigrar una ciudad enemiga arrasada sin embargo no solo fue propia de la Segunda Guerra Mundial como veremos a continuación, cuando el 20 de mayo de 1631, Magdeburgo fue tomada al asalto por las tropas imperiales bajo el mando del conde de Tilly.

Este asedio, toma y destrucción de Magdeburgo, se debe encuadrar en la tragedia que supuso para todo el centro de Europa, la conocida como Guerra de los treinta Años (1618 – 1648), que llegado el momento explicaremos en un futuro articulo.

Esta era una rica y prospera ciudad imperial, desde la cual se controlaba el rio Elba, siendo un arzobispado, que se había secularizado tras la Paz de Augsburgo en 1555. Por esta razón, tras redactarse el Edicto de Restauración (1629). Dicho edicto, implicaba que todas las posesiones de la Iglesia que habían sido secularizadas por sus titulares o habían pasado a ser bienes de los príncipes, tenían que ser devueltos. Por tanto, Magdeburgo estaba sujeta a la aplicación de dicho Edicto.

El consejo de la ciudad decidió por tanto y para salvaguardar sus intereses, expulsar a la guarnición imperial de la ciudad y aceptar la ayuda de Gustavo Adolfo de Suecia, soberano luterano, que fue uno de los renovadores del “arte de la guerra” con las reformas que llevo a cabo en su ejercito. A pesar de que el Consejo actuó con cierta ambigüedad acerca de la expulsión de las tropas imperiales, tampoco pretendía romper de forma total con el Imperio. Sin embargo, los grupos mas exaltados de la ciudad tomaron la iniciativa desbordando plenamente a los mas moderados.

La intervención del rey sueco, marco lo que las periodizaciones marcan como tercer periodo de la guerra, la fase Sueca (1630 – 1635) buscando el monarca defender la confesión luterana y convertir el Báltico en un Lago Sueco, frente a cualquier intento imperial de controlar dicho mar si vencían en la guerra Con un ejercito disciplinado para la época y muy móvil se convirtió para muchos como dice el profesor Eduard Escartin en el líder de “una cruzada evangélica en favor del protestantismo alemán, sirviendo de cobertura propagandística para el intervensionismo sueco” (ESCARTIN, E.: “La crisis de la hegemonía española. La guerra de los Treinta Años” en VV.AA.: Manual de Historia Moderna, Barcelona Ariel, 1993).

Francia fue la gran beneficiada de esta Guerra, ya que hasta 1635 cuando se declara la guerra a la Monarquía Hispánica (tan bien analizado su “publicistica” en la tesis del profesor José Maria Jover y recientemente reeditada por el CSIC y la Fundación Española de Historia Moderna. 1635. Historia de una polémica y semblanza de una generación, Madrid, CSIC y FEHM, 2003) había estado financiado y apoyando de forma “encubierta” a los enemigos de las dos ramas de los Austrias. Por el Tratado de Barwalde, Francia se comprometía a dar a Suecia un subsidio anual a cambio de que se respetase la religión católica allí donde Gustavo Adolfo fuera el vencedor. Sin embargo no todos los príncipes protestantes no se acababan de decidir apoyar abiertamente al rey sueco, jugando con el lenguaje y denunciando las injerencias de potencias extranjeras. Por tanto, como mantiene el profesor Golo Mann, se intento crear un tercer espacio, esta vez de protestantes, pero teóricamente fieles al emperador y que abría la posibilidad de aceptar a sus equivalentes católicos.. Por tanto ni Sajonia ni Brandeburgo, se decidieron apoyar formalmente al ejercito sueco, manteniéndose una teórica neutralidad, de la cual desconfiaba Gustavo Adolfo.

En este contexto se entiende el asedio de Magdeburgo tras expulsar a las tropas imperiales y el asedio que sufrió desde el 13 de enero de 1631, antes de ser arrasada. A pesar de la promesa de ayuda a la ciudad que hizo el rey, decidió no cumplirla por la desconfianza que sentía ante Sajonia y Brandeburgo, ya que temía que pudiera actuar contra su retaguardia en un territorio alejado de sus “cuarteles de invierno”. Este era el único ejercito que podría haber salvado la ciudad, pero decidió que el riesgo era muy alto.

A pesar de este hecho, la ciudad siempre confió hasta ultima hora en que el gran rey luterano les salvase de las hordas imperiales. Mientras duro el asedio, se dieron las labores habituales en este tipo de operaciones, es decir atrincheramientos y labores de zapa y contrazapa que cada vez estaban mas cerca de las defensas de la ciudad. Tilly invito en repetidas ocasiones a rendirse a la ciudad, para evitar el baño de sangre y el saqueo que se daría de forzarse la ciudad, pero con la esperanza puesta en el rey y desconfiando del perdón de Tilly rechazaron estas ofertas.

Finalmente durante la madrigada del 20 de mayo, la ciudad fue asaltada y totalmente arrasada, sin diferenciarse edades, credos o sexos. De los treinta mil habitantes, mas de veinticinco mil murieron por la furia de los soldados, el incendio que arraso la ciudad o intentando cruzar el rio Elba. Los cadáveres carbonizados recorrieron el curso del Elba salvándose de la destrucción la catedral, que como buenos católicos, rápidamente volvió a ser consagrada.

El Imperio había destruido una ciudad imperial. La población católica, parece que no se indigno. Si tras el saqueo en 1576 de la ciudad de Flandes por los tercios, ante el impago de sus soldadas, hizo que católicos y calvinistas se unieran en un momentáneo frente común por la firma del Acta de Pacificación de Gante y la rebelión de las provincias del sur, ocasionando que se firmara por parte de don Juan de Austria el Edicto Perpetuo y ante la no aceptación de su cargo por los estados Generales, tomar el castillo de Namur y vencer al ejercito de los Estados Generales posteriormente para controlar la situación en el sur.

En cambio aquí la situación fue a la inversa. La población católica se divertía de la tragedia que había supuesto Magdeburgo, conjugando un nuevo, verbo, Magdeburguizar.

Saludos a todos.

BIBLIOGRAFÍA.

ESCARTIN, E.: “La crisis de la hegemonía española. La guerra de los Treinta Años” en VV.AA.: Manual de Historia Moderna, Barcelona Ariel, 1993


JOVER ZAMORA, J.,Mª.: 1635. Historia de una polémica y semblanza de una generación, Madrid, CSIC y FEHM, 2003.

KINDER, H, HILGEMANN, W.: Atlas historico mundial I. De los origenes a la Revolucion Francesa, Madrid, Itsmo, 1994.

MANN, G. HEUSS, A.: Historia Universal. De la Reforma a la revolucion 1, Madrid, Espasa Calpe, 1988."

Articulo publicado originalmente enLa Torre Atalaya (13 - 03 - 05)

NO a la LOE

Saludos y Buena Suerte.


posdata: Os ponemos el email de la Ministra de Kultura, para que si os animáis, mandéis un mensaje (informa.admini@sgt.mcu.es) para mostrar vuestra justa indignación por su intención de gravar el ADSL y acrecentar la brecha digital en España y para darle las gracias por esta "defensa" tan buena de la lectura.

Ayúdanos a salvar la filosofía. No al anteproyecto por su olvido de la filosofía como asignatura


Libro recomendado: Berlin. La caida. 1945 (Antony Beevor)

El libro que hoy les traemos es una interesante obra sobre las ultimas semanas de la II Guerra Mundial en Europa. La obra del profesor Antony Beevor se titula berlin. La caída: 1945, explicándose como se planteo los últimos momentos del III Reich y la "defensa" de berlin frente a las "huestes rojas" en lo que tendría que ser una batalla decisiva para Alemania según la propaganda nazi y que traería la derrota final de los bolcheviques.

El libro aunque puede parecer muy denso y de gran tamaño, en muchos momentos se lee como una novela, ya que quizás en ocasiones puede pecar de ciertos planteamientos posmodernos en la construcción de su discurso histórico. Sin embargo, aunque se lea como una novela, el autor ha utilizado una gran cantidad de fuentes documentales, tanto oficiales como privadas para poder explicar una serie de cuestiones como son:
los padecimientos de la población civil alemana, sobre todo en Pomerania y Prusia Oriental, donde se dio un gran éxodo humano y donde las tropas soviéticas cometieron todo tipo de desmanes, totalmente condenables e injustificables a pesar de los desmanes y la barbarie de las tropas alemanas en el Frente Oriental.
Los planteamientos estratégicos de los distintos lideres y como unos y otros prepararon la Batalla de berlin.
Las actitudes, capacidades, rivalidades y envidias de los principales generales que intervinieron en estas operaciones, asi como la despreocupación de muchos altos mandos, alemanes y soviéticos sobre las condiciones de vida de sus tropas o incluso aceptando sacrificar sus tropas por cuestiones de prestigio o políticas, aunque no se lograsen objetivos reales que pudieran salvar vidas de otras unidades.
La pasividad de muchos altos mandos alemanes, que quizás no estuvieron implicados en la limpieza y eliminación étnica en el Frente Oriental, pero que conocían los "experimentos médicos" inhumanos o el uso de armas salvajes y no hicieron nada.
La precariedad de medios de unos y los abundantes de los soviéticos.
Los inicios de la Guerra Fria, por la desconfianza de Stalin hacia sus aliados occidentales y como se empezó a dar la desconfianza entre los Aliados, junto con quizás las "cortas miras" y la ingenuidad de Eisenhower.
El uso de la propaganda nazi y como se pidió a los alemanes un sacrificio que sus lideres no tuvieron el valor de afrontar.
La rapacidad soviética y como evoluciono el discurso soviético de que solo los no natos eran inocentes, que justifico todos los actos salvajes de muchos soldados soviéticos y la pasividad cuando no connivencia en muchos casos de los mandos, a según se acercaban a berlin, cambiar el discurso diferenciando entre inocentes y culpables entre la población alemana

Podemos considerar a "grosso modo" estos puntos como los principales del libro, dando como resultado un libro duro y humano a la vez, viéndose hasta que punto puede degenerar el genero humano por la brutalidad de la guerra o por seguir ideológicas inhumanas y donde no existe ningún tipo de ética.

El libro a pesar de su densidad y teniéndose en cuenta que en ocasiones usa términos quizás desconocidos para los no expertos en Historia Militar o en cuestiones militares, se incluye un glosario de términos al inicio del libro. Junto a esto, el libro presenta una serie de elementos necesarios en cualquier obra historiográfica de cierta entidad, como es un buen aparato critico donde aparecen las numerosas notas y referencias usadas por el autor, para quien quiera profundizar en el tema o utilizar para futuras investigaciones históricas, una muy buena selección bibliográfica, una sección de mapas para que el lector pueda seguir las evoluciones estratégicas de la campaña aquí desarrollada y tres índices, ya que junto con el tradicional índice donde aparecen reflejados los distintos capítulos, hay otro de carácter alfabético para localizar nombres o términos y finalmente un índice de ilustraciones, ya que el libro presenta una serie de imágenes que dan un valor añadido a lo dicho por el autor.

Estamos por tanto ante un libro mas que recomendable sobre los momentos finales del conflicto en Europa, mas que adecuado para aquellos que quieran acercarse a un tema tan interesante y denso como es este desde la posición de simple aficionado, asi como para especialistas en la II Guerra Mundial. Un libro mas que interesante de disfrutar en nuestra modesta opinión. Esperamos que les parezca interesante.

FICHA BIBLIOGRAFICA: BEEVOR, A.: berlin. La caída: 1945, Barcelona, Critica, 2005, 772 pp.

Articulado original publicado en La Torre Atalaya (17 - IX - 2005)

Saludos y Buena Suerte.


NO a la LOE



posdata: Os ponemos el email de la Ministra de Kultura, para que si os animáis, mandéis un mensaje (informa.admini@sgt.mcu.es) para mostrar vuestra justa indignación por su intención de gravar el ADSL y acrecentar la brecha digital en España y para darle las gracias por esta "defensa" tan buena de la lectura.

Ayúdanos a salvar la filosofía. No al anteproyecto por su olvido de la filosofía como asignatura


El Codigo Da Vinci de Dan Brown

Aprovechando que el pasado viernes 19 se estreno la pelicula basada en el famoso "libro", aprovechamos para reeditar en Reflexiones nuestra reseña en La Torre Atalaya. Nos sumamos al marketing;)

Aunque a algunos esto les podrá sonar a una aberración, vamos a comentar dentro de la sección literatura la "polémica" novela El código Da Vinci de Dan Brown (la pagina web oficial del libro es El Codigo da Vinci ). La incluimos dentro de la sección de literatura, acogiéndonos a la segunda acepción de la palabra según la RAE, que seria el "conjunto de las producciones literarias de una nación, de una época o de un género". No entramos a valorar su mayor o menor calidad literaria ya que no somos especialistas en dicha disciplina, limitándonos a dar nuestra visión particular de la novela en cuestión. Hemos esperado a leerla para realizar la critica.

En primer lugar debemos señalar que ha sido un best seller dicho libro, teniendo en poco mas de un año un gran éxito de ventas por todo el mundo, posiblemente debido también a la polémica historia que narra la cual va contra ciertos dogmas de fe de la Iglesia Católica.

En segundo lugar, el autor, Dan Brown se discute y plantea que ha recogido y sintetizado mas mal que bien según supuestos expertos en esta materia como Carlos Canales, Juan Antonio Cebrian, Jesús Callejo y Bruno Cardeñosa en la tertulia de La Rosa de los Vientos  una serie de libros y ensayos que hablarían sobre la vida de Jesús de Nazaret y en los cuales se cuestionaría su figura de Hijo de Dios y su relación con Maria Magdalena. Se ha llegado al caso, que en Chile, muchos católicos pidieron que se distribuyera el libro por atentar contra la Fe.   Como nosotros tampoco somos expertos en Teología ni en asuntos metafísicos o paranormales como nuestros amigos de La Rosa, simplemente vamos a dar nuestra opinión.

Sobre su supuesto carácter "revelador" de una historia paralela, nos ha parecido interesante la novela, ya que eso es precisamente, una novela y no ningún tipo de ensayo metafísico ni nada por el estilo. Por tanto, trata un tema polémico para aquel cristiano que acepte tal cual la Biblia. A nosotros, nuestro profesor de religión durante todo el bachillerato, licenciado en Teología por Deusto, nos decía que la Biblia era "genero literario" para explicar a las personas con menos conocimientos la Buena Nueva (curiosamente esa misma idea aparece en el libro aquí comentado), de tal manera que eran metáforas para explicar y que no teníamos que hacerlas caso en su sentido literal pero si comprender la Verdad que en ellas se encerraba. Por tanto no nos asusta leer ese tipo planteamientos ni pensamos que tenemos que ir a comulgar inmediatamente (respetamos a quien lo haga o lo crea).

Realmente es una novela de detectives, donde se plantean una serie de pistas para encontrar el Santo Grial (aquí el autor enlaza con otro tema apasionante para mucha gente y llevado al cine en múltiples ocasiones, como bien saben los doctores Jones). A la vez de esta búsqueda "iniciatica" los protagonistas tendrán que resolver una serie de crímenes, ya que están implicados, siendo los principales sospechosos. Por tanto estamos ante una triple  búsqueda: la de los protagonistas para encontrar el Grial, la de ellos mismos para encontrar al asesino y la de la policía para encontrarlos a ellos.

Es aquí donde la novela nos ha parecido sinceramente y a nuestro modesto entender, mas flojita, ya que juega con una serie de pistas falsas, que a lo largo de la novela se iran poniendo pero que se llega a un punto en el cual un personaje desaparece sin darte la más mínima explicación, cuando todas las pistas apuntan a un individuo. Es aquí donde la novela pensamos que mas falla.

En cuanto a elementos literarios, pensamos que no hay muchas descripciones, sacrificadas a favor de una mayor rapidez de la narración. Quizás este sea su gran baza, mas allá de la polémica sobre Jesucristo o el tratar el tema del Grial para atraer al lector. La narración de la historia es muy rápida, atrapando al lector por tanto y cuando se quiere dar cuenta ya esta metido en mitad de la acción. Pensamos que ese es el gran merito del libro.

Nuestra valoración final es que es una novela para leer durante el tiempo libre, sin mas aspiraciones que pasar un buen rato, desarrollando una historia alternativa a la real. Luego cada cual que se la crea o no. Suponemos que tampoco se creerán que existen orcos y Nazgules quien se lea El señor de los Anillos. Por tanto, se debe tomar este libro como una simple novela y no buscar mas allá en ella. Lo cual no quiere decir, que si interesa el tema, se recurra a una serie de ensayos existentes sobre el tema y que cada cual llegue a sus propias conclusiones. Si por esta novela a muchos les entra el interés por la lectura bienvenida sea. Pero solo es eso, una novela. Quien busque algo más trascendental en El código da Vinci pensamos que se equivoca.

Saludos a todos.

FICHA BIBLIOGRAFICA: BROWN, D.: El código da Vinci, Barcelona, ediciones Urano, 2003.


Articulo publicado originalmente en La Torre Atalaya (13 - 01 - 05)


NO a la LOE



posdata: Os ponemos el email de la Ministra de Kultura, para que si os animáis, mandéis un mensaje (informa.admini@sgt.mcu.es) para mostrar vuestra justa indignación por su intención de gravar el ADSL y acrecentar la brecha digital en España y para darle las gracias por esta "defensa" tan buena de la lectura.

Ayúdanos a salvar la filosofía. No al anteproyecto por su olvido de la filosofía como asignatura


La idealizacion de la Segunda Republica.

Como proyecto de historiador, tenemos la mala costumbre de saltar y de tomarnos las cosas con cierta indignación, cuando algunos teóricos "intelectuales" o que tienen dicha pretensión, se ponen a dar clases de historia o a revisar la Historia. Si en el mes de Noviembre del 2004, realizamos una critica feroz al historiador señor Aznar, en el articulo tituladoAznar y su manipulacion de la Historia, no podemos tampoco estar esta de vez de brazos cruzados, cuando se intenta manipular la Historia desde posiciones antagónicas a las del señor Aznar.

Tal día como hoy, los miembros del Comité Revolucionario se convirtieron en el Gobierno Provisional de la II Republica. De estos hechos, hoy se conmemora o se debería conmemorar su 75 aniversario. Menciones a este hecho, las hemos podido comprobar en Prometeo. Fuego contra la realidado en Así no son las cosas, aunque parece que han pasado de largo la gran mayoría de las bitácoras y de los medios. Quizás haya sido para bien este olvido, teniendo en cuenta las múltiples alusiones a levantar el espíritu del Guerra – civilismo o del revisionismo, sacándose las fosas comunes y sintiéndose algunos mas aludidos que otros.

Estamos viendo como políticos de un partido que estuvo cuarenta años casi ocultos cuando otros daban la cara se han apropiado del triunfo sobre el Franquismo y ahora se dedican a tirarle del caballo cuando otros hicieron mas que ellos y en el otro lado, gente del partido fundado por un ministro de Franco, pero que tuvo la valentía o los reflejos de aceptar el consenso y de admitir a quienes poco antes eran poco menos que el anticristo participar en el desarrollo de la Democracia.

Es cierto que muchos no aceptan esta "reforma pactada" viéndolo desde la perspectiva actual, pero en aquellos momentos el miedo al intervensionismo del ejercito y a que se bloqueara cualquier intento democratizador era muy alto, o que incluso estallase una nueva guerra civil (no olvidemos que tanto la la extrema derecha como la extrema derecha realizo atentados terroristas contra gente cercana a los partidos democráticos).

Por todo esto, a la II Republica se la ha "idolatrado",apropiándose de su recuerdo desde ciertos sectores de la Izquierda de este país. Periódicamente salen los "intelectuales" que piden la III Republica. Decimos "idolatramos" porque parece que la II Republica fue un bloque homogéneo desde 1931 hasta 1936 o incluso hasta 1939, cuando tuvo distintas fases, al darse una oscilación legitima en el electorado por los errores propios de los partidos políticos entre otros factores.

De esta forma y posiblemente en la mas clara tradición del linealismo del dogmatismo comunista, todos los gobiernos fueron de izquierdas teniendo definido el objetivo ultimo, que era el de colectivizar la economía, etc., etc., etc. Posiblemente todos estos "intelectuales" (no nos referimos a personas que defiendan la proclamación de la republica ni nada por el estilo y si a personajes muy concretos, que suponemos conocidos por todos) no se hayan molestado siquiera en revisar un manual de bachillerato, menos aun uno universitario o cualquier monografía seria sobre el tema.

Desde el primer momento, hubo personajes cercanos a la derecha y al centro en el Gobierno Provisional, entre otros motivos porque también desde la derecha existían personas que eran republicanas por convicción o por necesidad de plantear un nuevo sistema alternativo a la Monarquía sumisa ante la Dictadura de Primo de Rivera y el descrédito de los partidos dinásticos.

Ortega y Gasset en su celebre manifiesto en el Diario El Sol titulado El error Berenguer decia al finalizar"Delenda est Monarchia" (la Monarquía debe ser destruida) ya que la Monarquía representaba la España arcaica, conservadora, corrupta y decadente, frente a la vital que seria laboral, además de liberal y democrática y por supuesto intelectual. Como todo el mundo sabe, "Ortega y Gasset era mas socialista que Pablo Iglesias". También debieron de ser"izquierdistas" los señores Alcalá Zamora, presidente de la Republica hasta 1936 o el Ministro de Gobernación, el señor Maura, según el pensamiento de estos "intelectuales".

De la misma forma los gobierno radicales de Lerroux desde 1933 con el apoyo de la CEDA una de dos, o han desaparecido por arte de magia de la Historia según estos "especialistas"o también eran de "izquierdas". Posiblemente se hayan dejado engañar por el nombre de la formación de Lerroux, Partido Radical, cuando en realidad era una fuerza de centro.

En esta época en que libros revisionistas o que buscan la polémica y el hablar de ciertos mitos se publican para hacer negocios, desde posturas serias y con templanza, deberíamos plantear el debate serio y sereno sobre la II Republica hablando de sus aciertos y de todos sus fallos pero nunca cayendo en tópicos o en interpretaciones tendenciosas, mas aun, cuando desde ciertas posiciones, se habla de Guerra civilismo y de Frente Populismo, para descalificar a los políticos actuales al compararles con los de época republicana, asimilando por tanto republica con izquierda, cuanto esto no fue así. El caer en estos juegos de considerar a la II Republica como una realización solo o exclusiva de la Izquierda, es hacer el juego precisamente a quienes les interesa crispar a la sociedad española.

Nos vais a permitir finalizar este articulo, con las ultimas palabras que realizamos en la critica hacia la interpretación histórica del señor Aznar haciendo un añadido:
"A propósito, no somos de izquierdas ni caemos en ciertos planteamientos "progres". Tampoco somos de Derechas ni pensamos que quienes no opinan como nosotros, son nuestros enemigos. Solo buscamos que la Historia, material interpretable por su propio carácter, sea lo menos manipulada posible por los políticos para utilizarla en sus miserables enfrentamientos con quienes no piensan como ellos. Lo que no admitimos es esa utilización sesgada de la Historia, ya que puede resultar muy peligrosa, mas aun en esta época en que la Historia parece que esta desahuciada de los actuales planes de estudio, quizás porque es una disciplina que puede ayudar a pensar y a reflexionar y eso asusta a todos los políticos.

ENLACES RELACIONADOS:

14 de abril, un triste aniversario (Libertad Digital).

¡Viva la República española! (El Plural).

¿Añorar aquella República...?(ABC)


Pocos actos recuerdan hoy el 75 Aniversario de la II República (Cadena Ser)

El fracaso de un entusiasmo (ElMundo.es)


Telecinco y TVE emiten una programación especial por el 75 aniversario de la II República (ElMundo.es)


Militantes, asociaciones y políticos celebran los tres cuartos de siglo de la II República (ElPais.es)


El destello formidable de la República (ElPais.es) 

España conmemora el 75 aniversario de la proclamación de la II República(Estrella Digital)

¿Otra vez la República? ¿Para qué? (Estrella Digital)

Articulo original publicado en La Torre Atalaya: La II Republica y su "idealizacion" (14 - IV - 2005)


Saludos y Buena Suerte.


NO a la LOE

Saludos a todos

posdata: Os ponemos el email de la Ministra de Kultura, para que si os animáis, mandéis un mensaje (informa.admini@sgt.mcu.es) para mostrar vuestra justa indignación por su intención de gravar el ADSL y acrecentar la brecha digital en España y para darle las gracias por esta "defensa" tan buena de la lectura.

Ayúdanos a salvar la filosofía. No al anteproyecto por su olvido de la filosofía como asignatura